Torturas institucionalizadas

El 11s, Estados Unidos y Bin Laden han dado para muchas horas de radio y televisión esta semana, y eso ha provocado que se toquen muchos temas derivados de los principales, como ramas de un árbol que va creciendo. Una de esas ramas es Guantánamo, y la tortura aplicada a los presos encarcelados allí.

Para quien no lo sepa, Guantánamo es una región de Cuba en la que hay una base militar de los Estados Unidos. Un resto de la ocupación estadounidense de Cuba (cuando consiguieron echar a los españoles , se quedaron los norteamericanos) que el gobierno de la Casa Blanca usa para encerrar a talibanes o supuestos talibanes peligrosos para su país. Son encerrados allí, sin juicio ni abogados, aprovechando lo que supongo que es un vacío legal

Y a qué viene que hable ahora de Guantánamo y las torturas realizadas con el beneplácito de los que mandan? Pues que justo ayer oí una noticia que contaba la intención del actual presidente de los Estados Unidos de desmantelar la prisión. En la misma noticia relataban cómo Obama ya lo intentó en su momento y que las presiones fueron lo suficientemente fuertes como para no hacerlo. Lo que me sorprendió es que el periodista parecía convencido de que ahora no es un buen momento para cerrar Guantánamo. La excusa esgrimida fue que los talibanes tienen el poder en Afganistán. Y digo yo, van a coger a todos los talibanes y meterlos en Guantánamo? Supongo que no

A todo esto, programaron en la tele “La noche más oscura” (Zero Dark Thirty), película del 2012, dirigida por Kathryn Bigelow, y nominada a varios Oscars en la edición de ese año. En la película se narra la operación urdida por el gobierno estadounidense para matar a Bin Laden. Me dije a mí misma que podía ser interesante y empecé a verla.

Empecé es la palabra exacta. Porque la película empieza en Guantánamo, con el interrogatorio a un preso y su posterior tortura provocada por su negativa a hablar. Esos primeros minutos me dejaron tan mal cuerpo que no fui capaz de seguir viendo la película. Supongo que el hecho de saber que está basada en hechos reales, aunque estén ficcionados, me revolvió por dentro de tal manera que me entraron ganas de llorar.

Que sí, que probablemente el preso de verdad fuera un asesino, o un colaborador en la masacre del 11S, pero nadie se merece pasar por eso. Porque se supone que se trata de personas civilizadas y que están en un país democrático, intentando averiguar algo. Y si el preso no fuera culpable? Porque es algo que me ha pasado siempre por la cabeza. Alguien que no ha hecho nada, pero a quien torturan para que diga que lo ha hecho, acabará confesando lo que sea para que paren. Yo lo haría. Confesaría haber matado incluso a John Lennon si con eso dejaran de maltratarme.

Así que , según mi opinión, las torturas “legales” por parte del estado no tienen sentido por los dos motivos anteriores: justicia y racionalidad. Pero parece que Estados Unidos, un país democrático, con sus leyes y su justicia, que se jacta de su libertad y que debería dejar de actuar como si estuviera todavía en el salvaje oeste, se cree en posesión de la verdad y la justicia absoluta, y cree que puede disponer de la vida de cualquiera con la impunidad que ellos niegan a los que torturan. Atacan a terroristas, que se merecen la cárcel por asesinos, pero usan casi sus mismos métodos. Critican a dictaduras por falta de justicia, pero tratan a parte de sus presos igual que cualquiera de esas mismas dictaduras.

Alguien pondrá fin a esa falta de cordura en el mundo civilizado? Será posible por fin cerrar Guantánamo y acabar con las torturas a presos sin juicio ni abogado?

—————————————————————————————————————————

Otros documentales y películas sobre Guantánamo que podéis ver son : Camino a Guantánamo (https://www.youtube.com/watch?v=2oHZinb4Hvc) o The mauritarian (2021) https://www.imdb.com/title/tt4761112/

De por qué los piropos molestan

Hace poco una conocida sufrió un ataque de un hombre, a las 3 de la tarde, mientras iba por una calle en la que en ese momento no había nadie. Una calle por la que yo he pasado muchas veces, porque es tranquila, y a esas horas tiene sombra. Una calle por la que ella pasa cada día.

Ese hombre empezó por decirle piropos: guapa, preciosa,… Ella, como hubiera hecho yo, no se giró y apretó el paso. La respuesta del hombre fue ir hacia ella, cogerle del brazo y seguir con lo de “guapa, ven conmigo”. Logró zafarse y correr, pero él seguía detrás. Hasta que se encontró a otro hombre, que le plantó cara al primero, y acompañó a la chica hasta el trabajo.

Cada vez que un hombre suelta según que lindezas al paso de una mujer, por la cabeza de ésta pasa la posibilidad de que el piropeador intente algo más. Porque por desgracia es algo habitual que después del piropo, muchas veces soez y nunca pedido, siga un insulto por no hacer caso. Y porque a veces, en vez del insulto viene la persecución y la agresión.

No creo que nadie, o casi nadie ( que siempre hay excepciones ), salga a la calle con ánimo de ser atacada verbalmente. Porque es un ataque. Acaso llevamos un letrero diciendo “dime cosas”? No, no lo llevamos. No lo pedimos. Pocas mujeres habrá que no hayan evitado una calle, o un grupo de hombres, o uno simplemente, por no pasar por eso. Cuántas no hemos estirado la falda para abajo, o acelerado el paso, cuando nos hemos dado cuenta de que nos miraban?

Ayer oí la frase: es que no se puede ir tranquila ni a las tres de la tarde? y mi pensamiento fue que no, que por desgracia no puedes ir tranquila por la calle, porque la posibilidad de encontrarte algún desgraciado que considera que las mujeres son un objeto para el simple disfrute del hombre sigue siendo muy alta. Y con esto no quiero decir que todos los hombres sean unos machistas retrógrados. Simplemente quiero decir que hay muchos. Y muchos de ellos no son conscientes de ello

Cuando salió en las noticias que un piropo podría ser denunciable policialmente, algunos conocidos soltaron la tan manida frase de : “ahora no podemos decir cosas bonitas a las mujeres?” y mi respuesta era: sí, pero cuando se de la situación adecuada, y la situación adecuada no es plena calle a una desconocida que va tranquilamente paseando, a su trabajo, a su casa o a lo que sea. Ahí es cuando se trata de una agresión verbal, que muchas veces da miedo. Quién te asegura que después de ese “guapa” no vendrá un “hija de puta, hazme caso”, o una agresión física, o en el peor de los casos, una violación?

Si eres de los que piropean en la calle, hazte un favor y antes de hacerlo párate a pensar si esa mujer te lo ha pedido, si crees de verdad que quiere que le digas algo, si se puede sentir incómoda con tu exabrupto, si acelera el paso cuando se da cuenta de que la miras. Piénsalo detenidamente y reflexiona …

Reírse de o reírse con? #stopbromabeca

Desde hace unas semanas se ha puesto de moda, o es viral como se dice ahora, publicar en redes sociales un vídeo dando pena para conseguir una beca. Un reto viral como otro cualquiera, no? hay muchos y pueden resultar entretenidos, divertidos,….

Pero no, en este caso no nos encontramos con un reto como otro cualquiera. No sé cual era el objetivo original del reto, ni como fueron los primeros vídeos, pero los vídeos actuales han degenerado hasta el punto de usar supuestas discapacidades para reírse y dar pena. Y sí, puede que los veas y algunos te parezcan hasta graciosos, pero el problema es que se están riendo de todo un colectivo, y muchas personas de ese colectivo no se están riendo con ello.

No se trata, o así lo entiendo yo, de los “ofendiditos” de los que se habla muchas veces en redes sociales. Gente que salta a la mínima, que por otra parte tienen todo su derecho a ello. El colectivo de personas con discapacidad se ha cansado de que hagan chistes a su costa, chistes y bromas que además no tienen ni pizca de gracia. La broma de la beca parece ser la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de una gente que está del capacitismo hasta los mismísimos…

Qué no sabes lo que es el capacitismo? un nuevo palabro? puede ser, pero es un palabro que refleja la cultura actual donde la discapacidad es ignorada, o simplemente da pena. No somos culpables de ser capacitistas, y me incluyo aunque tenga un 10% de discapacidad, nos han criado así. De lo que somos culpables es de no darnos cuenta de que el capacitismo campa a sus anchas, y de no hacer nada para evitarlo

Cómo podemos evitarlo? Pues riéndonos así de las discapacidades no, ya os lo digo yo. Quizás dándonos cuenta de que tener una discapacidad no es un chollo. Primero, para que te den un grado de discapacidad que te aporte alguna ayuda (un 33%) tienes que tener muchos problemas para llevar una vida que se considera normal. Si el entorno no está preparado para todo tipo de personas, las que no entren en la “norma” se van a tener que adaptar y para eso son las ayudas. Las zonas reservadas de aparcamiento para gente con discapacidad (no baste ese 33%, hay que cumplir más condiciones) son para las personas que no pueden aparcar a 15 minutos e ir andando, o que necesitan un espacio amplio para salir del coche y sacar la silla de ruedas. No es un regalo, es un parche. Y las plazas reservadas en las oposiciones creéis que son un regalo? No, hay que aprobarlas igual, y están ahí porque…, piensa un poquito: a cuánta gente en silla de ruedas, sorda, con discapacidad visual, … has visto en empresas privadas. Intenta pensar como piensa la mayoría del empresariado (con un pensamiento incorrecto, por supuesto): discapacidad = no trabajará bien. Por desgracia la cosa va así y hay que visibilizarlo.

Y volviendo al tema becas. Alguien realmente piensa que se dan becas “por pena”? Ya puedes tener toda la discapacidad que quieras, que si no apruebas lo mínimo que se pide, no te la van a dar. Una beca hay que currársela. Además, cuántos colegios, institutos, universidades,… están preparados para un alumnado con discapacidad? Temporal o permanente. Han tenido que sacar leyes para que se adapten para gente con problemas de movilidad, pero qué pasa con una persona sorda? no oye lo que dicen en clase. Y con una persona que no ve bien, o no ve? pues eso, que no ve las presentaciones. Y una persona autista? y alguien con espina bífida? y si tiene parálisis cerebral? y sí… no, la educación no está preparada para tener a estas personas en clase, por eso con las mismas notas y las mismas condiciones económicas, probablemente den la beca a una persona discapacitada, porque si el medio no está adaptado, se tendrá que adaptar ella y eso cuesta dinero

Así que no, no dan becas por pena, no dan plazas de oposiciones por pena, … las dan a quien las merece. Por eso este reto de la beca, que ha degenerado hasta el punto de reírse de las discapacidades para dar una supuesta pena, no tiene ni pizca de gracia. Y claro que hay cosas de las que reírse, yo misma dedico parte de mi tiempo a hacer broma con mis dificultades físicas, pero la gracia acaba cuando mucha gente se siente dolida.

Conclusión: Hay que aprender a reírse con la gente, no de ella

———————————————————————————————————-

Esta entrada se la debo y se la dedico a María, maria5sentidos en instagram y twitter, que ha movido cielo y tierra para que el reto de la beca sea eliminado de las redes. Aquí tenéis su vídeo de instagram removiendo conciencias y dónde firmar para eliminar el reto de redes sociales

Tik Tok: STOP RETO BECA – ¡Firma la petición! http://chng.it/8JC8xY4Y

Hablar (bien) de feminismo en prime time

No creo que sea una sorpresa para nadie si digo que soy feminista. Y como tal, me gusta que la gente sepa lo que es y que aprenda qué hacer para evitar que las mujeres tengamos problemas simplemente por ser mujeres. Y si estos problemas se llaman violencia de género o maltrato, más que más

Eso no quita que haya cosas que de primera me chirríen, y eso es lo que me pasó cuando empecé a ver tuits de temática feminista haciendo referencia a Rocío Carrasco, telecinco y Sálvame. No suelo ver telecinco, juraría que no he visto nunca Sálvame, y de prensa del corazón sabía más cuando mi abuela compraba el Pronto hace más de 20 años que ahora. Así que no tenía muy claro de qué iba la cosa

La cuestión, que de repente un twitter básicamente sanitario (pacientes, personal sanitario…) empezó a teñirse de feminismo y me pudo la curiosidad. Descubrí que estaban dando una serie documental sobre Rocío Carrasco, hija de Rocío Jurado, en la que describía cómo había sido maltratada psicológicamente por su exmarido, y que se hacía un debate posterior donde salían personas eminentemente feministas haciendo educación sobre el tema. Y de ahí salían los vídeos que veía compartidos en twitter, sobre todo los de Ana Bernal, profesora de periodismo en la UOC y con varios premios y libros, tanto por su labor periodística como feminista

He de confesar que mi cabeza explotó. Cómo va a ir alguien de ese nivel a programas que yo considero denigrantes? (un 90% de la prensa del corazón me parece poco profesional) No lo entendía. Y probablemente no lo hubiera entendido hasta que vi a la propia Ana Bernal diciendo que saliendo en este tipo de programas podía llegar a gente a la que no se llega con libros o conferencias. Y me dije: Pues a lo mejor tiene razón. Y me lo confirmó el hecho de que las llamadas al 016 (Servicio telefónico de información, de asesoramiento jurídico y de atención psicosocial inmediata por personal especializado a todas las formas de violencia contra las mujeres) subieron mucho desde que empezó a emitirse la serie y el debate

Decidí ver el programa, en diferido y con tranquilidad, y reconocí formas de maltrato psicológico que he visto en mujeres cercanas. Amenazas, miedo, insultos… Recuerdo que una me contó la bronca que le echó su pareja por haber movido un jarrón de sitio, y ella se echaba la culpa por no haberle pedido permiso para hacerlo. Otra que dejó de trabajar porque su marido le decía en su segundo embarazo que era mala madre, y que debía hacer lo que le decía porque si no se iría con otra. Y como éstas situaciones, algunas más. Y no son mujeres que yo considere frágiles, o tontas, así que nadie está libre de encontrarse con un maltratador que consiga comerle la cabeza. Tanto que aunque una amiga diga que eso no es normal, no se lo crean (porque aunque a todas intenté explicarles que lo que les pasaba no era lo normal, no me creyeron). Quizás el testimonio de primera mano de una famosa les hace pensar que ellas están viviendo lo mismo, y por eso crecieron las llamadas al 016

Pero más que el testimonio lo que me llamó la atención fue lo bien que se trataba el caso en el debate posterior. No los he visto todos, pero en los que he visto las explicaciones de lo que es maltrato y violencia de género han sido muy claras. Periodistas especialistas en género, psicólogas también especialistas en el tema, testimonios de mujeres que han pasado por eso… Estaban hablando de que “los maltratadores son hijos sanos del patriarcado” en telecinco y en primetime!!! , de que el problema es que la sociedad en general arrastra enseñanzas de muchos años que hay que aprender a eliminar. No hace tantos años que las mujeres en España necesitaban el permiso del padre o del marido para viajar o sacar dinero del banco. Y muchas veces se sigue pensando, en general, que si un hombre maltrata a su mujer “será que algo ha hecho” y “que en las cosas de pareja no hay que meterse”

Pero cuando en esas “cosas de pareja” hay menosprecio, violencia física o psicológica, abuso… sí creo que hay que meterse. Hay que intentarlo. Porque la estrategia del maltratador es reducir a la víctima a la mínima expresión, reducirle de tal modo la autoestima que se crea merecedora del maltrato. Y nadie, repito, nadie, se merece ser maltratado física o psicológicamente. Nadie es posesión de nadie. Nadie tiene derecho a maltratar a nadie.

Una mujer es una persona, como un hombre, con los mismos derechos, deberes y oportunidades. Con las mismas libertades. En eso consiste el feminismo. En pedir esa igualdad. Y solo cuando todo el mundo lo entienda y lo aplique, dejará de tener sentido la lucha feminista, sea en la calle, en conferencias o en un programa de cotilleos.

En su cabeza

Muchas veces pienso qué debe haber en la cabeza de mi madre. Qué pensamientos ocultos, qué sueños, qué recuerdos puede haber en una mente afectada por una demencia como el alzheimer.

Su vida transcurre en un universo paralelo en el que sus padres y su abuela están vivos. En el que su marido está enterrado pero no muerto, porque por las tardes pregunta si todavía está trabajando y algunos días pide ir a verle al cementerio. En el que a veces soy su hija mayor, otras su hija pequeña y otras una mujer que está en casa encargándose de su cuidado.

Un universo paralelo donde pasan cosas que realmente no pasan, en el que la noche y el día se confunden, y en el que el tiempo no tiene sentido.

Qué debe haber en la cabeza de una persona que cree que está en un sitio diferente del que está, y que no es capaz de comprender que se ha tenido que mudar porque no puede subir escaleras, porque no puede estar sola. Que confunde personas y lugares pero recuerda amigas de la infancia. Que cree que sigue viviendo donde vivía hace más de 60 años

Qué debe pensar cuando le tengo que ayudar a levantarse, cuando le tengo que cambiar el pañal, cuando tengo que ayudarle a lavarse, casi obligarle porque siempre dice que se duchó ayer.

Cómo funcionan sus recuerdos? recuerdos que no le permiten saber que por la mañana ha ido a la peluquería, y que hacen que pida ir porque hace mucho que no va. Recuerdos que permanecen cuando tienen como protagonista a su nieto. Recuerdos que van y vienen, fuera de su control. Recuerdos que desaparecen en cuestión de segundos

Qué debe haber en su cabeza para confundir la servilleta con comida, pero a continuación leer una receta de cocina. Qué debe haber ahí dentro que le hace pensar que la persona que oye en la radio está en la habitación de al lado o que lo que ve en la tele pasa en realidad…

Para cuidar a alguien es necesario entenderle, pero cuando cuidas a alguien con alzheimer eso se hace muy complicado, porque… quién sabe qué hay en su cabeza?