De vuelta. El viaje

Todo empezó el jueves 09 de Abril a las 08:00 PM en el aeropuerto de Palma, allí estábamos los 6 dispuestos a volar a Londres, con nuestras mochilas y maletas, y con la tarjeta de embarque clase A, lo que nos permitió subir de los primeros al avión y pillar buenos sitios. En el avión, intentos más o menos infructuosos de dormir un rato, ciertos problemillas con el agua para beber y con la de una tetera. Llegamos a Gatwick y cogemos un tren que nos lleva a la estación. Tal y como nos habían explicación, la sensación es la de estar esperando el ascensor, por que las puertas son similares, pero en cuanto se abren, allí está el primer tren de nuestro viaje. En la estación, primera sorpresa de la noche…. el tren que queríamos coger no sale hasta casi las 2 de la mañana, así que nos decidimos por el Gatwick Express, directo a Victoria Station. Una vez allí, oh sorpresa!!! no hay metro, hay que coger un bus. Aprovechamos y compramos las Travel Card. Salimos de una estación cerrada con barreras y con un vigilante que nos hace una broma cuando las abre. Ya estamos en Londres.
Ahora a buscar que bus es el que lleva al hotel, y lo encontramos, el 148, gran bus de recorrido perfecto que funciona las 24 horas del día. Lo descubrimos llegando, salimos corriendo para no perderlo, y preguntamos, la respuesta del conductor: on the other side! A buscar la otra parada 😀
Tras un recorrido en bus por el Londres nocturno llegamos al hotel, el Ravna Gora, un caserón al estilo inglés. Son las 2 de la mañana y la dueña del hotel nos recibe en pijama y media dormida. Estos españoles…..
A la mañana siguiente descubrimos el mundo de los desayunos. El continental: cereales, yogur, tostadas, matequilla, merdelada, queso, jamón, y café, té o chocolate(bueno, leche con un poco de cacao) El desayuno inglés: tostadas, mantequilla, mermelada, dos huevos fritos, un buen trozo de bacon, judías y otra vez el café, té o chocolate. Menuda panzada para desayunar, pero para lo que nos esperaba, mejor ir bien llenos de combustible 🙂
Y lo que nos esperaba era el bus 148 hasta la catedral de Westminster y paseo por Londres hasta el Big Ben y las casas del parlamento. Alucinante. La vista desde alguno de los puentes del Tamesis hacia el palacio de Westminster y el London Eye es impresionante, no encuentro palabras para describirla. Los jardines, el ambiente (y eso que por momentos chispeaba), los edificios, todo digno de recordar. Dimos la vuelta a los edificios para ver el Big Ben en todo su esplendor, pero una manifestación nos impidió desfrutar del todo. A continuación, al London Eye. Es una de las mejores ideas que han tenido los ingleses últimamente. Si con el día que hacía la vista era de foto, hay que imaginarse el paseo en un día soleado. Una vez bajamos de la noria, lo mejor era un pequeño paseo en barca hasta la torre de Londres, y eso hicimos. Compramos nuestros billetes y a recorrer el Támesis con planito en mano, a su derecha el teatro de Shakespeare, a su izquierda la catedral de Saint Paul, sobre ustedes el puente de tal y cual….Bajamos, y damos vueltas buscando un sitio para comer, bueno, bonito y barato, y lo encontramos. Así que a comer se ha dicho….fish and chips con té. Demasiado inglés para el primer día 🙂 Luego nos paseamos más: el puente de la torre, los alrededores de la torre, y hacia la catedral de Saint Paul, que ya estaba cerrando cuando llegamos. Decicimos seguir paseando y llegamos , disfrutando de las calles londinenses hasta el Covent Garden y Trafalgar Square, pasando por la City. Cómo ya había oscurecido y estábamos cansados, decidimos ir a cenar y al hotel 🙂
El segundo día comezó el mismo desayuno copioso del día anterior, pero con la idea de coger más bus y andar menos 🙂 Primera visita al mercadillo de Portobello… bello, bellissimo!!! Precioso, la mezcla entre el barrio con sus casas de colores, las tiendas de antigüedades y los puestos de mercadillo crea una atmósfera impresionante. Sería posible estar allí todo el día, paseando y mirando tiendas y puestos, pero teníamos que ir al British Museum. Para ello usamos otro autobús que va del mercadillo al museo, que gran red de autobuses que hay en Londres!!!
Y que decir del museo!!! Te debates entre estar impresionada por todo lo que hay y alucinada por todo lo que han llegado a expoliar. Momias de todo tipo, estatuas de todas las culturas, trozos del partenón, la piedra roseta…
Para acabar la mañana visita a la National Gallery, que cuenta con los cuadros más impresionantes que he visto desde mi visita al Museo del Prado: Rubens, Monet, Velazquez, Leonardo,…. cita a un pintor de renombre y seguro que tiene un cuadro suyo. Al igual que en British, imposible verlo en un rato, así que hay que elegir las obras a ver.
La National Gallery está en Trafalgar Square, y de allí nos dirigimos a Picadilly, con manifestación y muchísima gente incluida. Por la zona buscamos algo de comer, y durante la búsqueda descubrimos el barrio chino. Una vez recargadas las pilas, hacia Covent Garden, un mercado cubierto, donde paseamos y vimos parte de la vida londinense. Y de allí al Dominon Theatre, a ver We will rock you. He usado ya las palabras alucinante e impresionante en este texto??? Pues se pueden volver a aplicar.
Y ya amanece el último día de nuestro viaje. Al desayuno se le añaden unos huevitos de chocolate, es el día de Pascua. Chocolate que irá bien para poder recorrer los jardines de Kensington y el Hyde Park para ir a ver el cambio de guardia. Que decir de los jardines, preciosos, cuidados, limpios…Ideales para pasear y desconectar. Y del cambio de guardia? Hacía muuuuuuucho tiempo que no había visto tanta gente junta, y admito que está muy bien, pero estaría mejor con menos gente intentando ver lo que hacen los soldados. Y para acabar, bus y paseo hacia el museo de Historia Natural. Piedras preciosas, explicaciones sobre los volvanes.. Y que decir de los dinosaurios… yo quería ver el T-Rex, pero una cola quilométrica me lo impedía, y de todas maneras, bastante alucinada quedé con el brontosaurio de la sala principal. Con eso me bastó 😀
Y ya, había que volver al hotel, comer y pillar el último tren hacia Luton, que nos devolvería a Palma. Tren que salía desde Saint Pancras, al que llegamos con un bus que salía cerca del hotel.
Resumiendo, un sitio alucinante, espectacular, impresionante …. que hay que visitar, y al que pienso volver

Anuncios

2 comentarios en “De vuelta. El viaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s