Deseos frustrados

Todo el mundo tiene sus deseos fustrados, el mío es ser olímpica, una campeona como Gemma Mengual. Tenía 8 años cuando descubrí el mundo de la natación sincronizada y fue mi vida durante unos 4 años. Puede que suene un poco radical, pero a esa edad todo parece genial.
Recuerdo salir del colegio e ir a entrenar dos o tres horas diarias: primero ejercicio fuera del agua, luego a nadar y luego a preparar las coreografias 😀 Recuerdo que nuestras ilusiones estaban puestas en ir a Barcelona, a las olimpiadas. Por lo que sé, ninguna de nosotras llegó 😀
Recuerdo también mi primera competición, y la última. Yo tenía 11 años aproximadamente. De repente, mis entrenamientos habituales aumentaron sustancialmente, hasta que me informaron de que me habían seleccionado para los campeonatos de Baleares. Quedé la última, pero la ilusión de competir no me la quitó nadie.
Pero todo eso se acabó poco después, tuve que dejarlo y mis ilusiones se fueron. Pero seguí enganchada a la natación sincronizada.
Ahora me conformo con verlas por la tele, o buscar las coreografías por internet. Hoy mismo empiezan los mundiales de natación de Roma, y las chicas de sincro estarán allí. Me encantaría ser una de ellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s