El tiempo

Cuanta razón tenía Einstein cuando formuló su teoría de la relatividad. El tiempo es relativo y no lo puedes controlar.
Qué más da que tengamos un reloj en la muñeca, o en la pared, que cuando quieres que pase el tiempo, ni un reloj atómico puede evitar que los segundos parezcan horas. Quien no ha deseado que la última hora de trabajo pase rápidamente y se hace eterna. Quien no ha estado esperando una llamada y ha descubierto que, cada vez que miraba el reloj, es como si las manecillas estuvieran en huelga.
O al contrario. Quien no recuerda aquellos veranos larguísimos de cuando era un niño. Cuando volvías a las clases en septiembre parecía que hacía siglos que habían acabado las clases. Pero como adultos, el verano pasa volando, y si nos descuidamos no hemos encontrado tiempo para ir a la playa o para cuidar de nuestros amigos. Y las vacaciones? vuelan sin darnos cuenta. Es como si los hombres grises, a los que perseguía Momo, estuvieran robándonos el tiempo, como en el libro.
Ya lo decía el Maestro Hora : “Al igual que tienes ojos para ver la luz, oídos para oír los sonidos, tienes un corazón para percibir, con él, el tiempo. Porque el tiempo es vida… y la vida reside en el corazón”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s