Junto al mar

A veces los pensamientos, las ideas, se acumulan en la cabeza. En esos momentos, lo único que quieres es que tu mente quede en blanco, que todo eso que no te permite estar en paz, desaparezca, y poder disfrutar del momento.  Aunque el momento sea insignificante.

Entonces te das cuenta de que es una suerte vivir cerca del mar. No hay nada más relajante que pasear junto al agua en constante movimiento. Oyendo el rumor de las olas. Viendo los rayos de sol reflejados en la superficie. Dejandose llevar por la tranquilidad de un mar en calma, un mar que tiene mucho poder, pero que sólo lo muestra en contadas ocasiones.

Pasear junto al mar, con la brisa acariciandote la cara, puede hacer que por un momento te evadas de tus problemas. Sólo hay que dejar que tu mente sea invadida por la paz que emana de su inmensidad, por el movimiento rítmico de los barcos amarrados a la orilla. Sólo hay que permitir que todo lo que no te deja pensar con claridad se vea expulsado por el olor del mar.

Estar junto al mar, no pensar en nada y ser feliz por estar vivo, por estar allí. Sin duda es lo mejor y más sencillo para olvidarse de los pensamientos, de las ideas que se acumulan en tu cabeza, y para disfrutar del momento. Aunque el momento sea insignificante.

Anuncios

Un comentario en “Junto al mar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s