Ciclo Descobrir Ciutat: San Francesc i els seus voltants. La visita

Esta mañana, Mónica y yo nos hemos ido ha hacer la visita guiada por la iglesia de San Francesc y sus alrededores. No teníamos demasiado claro qué íbamos a ver, ni como sería realizar una vista de este tipo teniendo a un historiador como guía, pero la verdad es que nos ha encantado.
Lo primero de todo es decir que Gaspar Valero, el historiador encargado de mostrarnos los misterios de esa zona de la ciudad, ha sido un guía excelente. Se notaba que disfrutaba contando historias, y eso ha hecho que las tres horas de ruta se nos pasaran volando.
La visita ha empezado en la Plaza Santa Eulalia, donde nos ha explicado el origen de la fachada de la iglesia, el punto curioso de un reloj de sol que hay en un edificio contiguo (a ver si lo encontráis la próxima vez que paséis por allí) y el origen y distinción entre iglesias parroquiales y conventuales. Cuanta gente sabía que los dominios de la parroquia de Santa Eulalia llegaban hasta donde empieza Algaida??? Yo no tenía ni idea. Resulta interesante saber que después de la conquista del rey Jaime I sólo había 5 parroquias, una de ellas la de Santa Eulalia. Una vez en su interior, nos ha obligado a fijarnos en los detalles, en una iglesia puramente gótica, que tiene una fachada neogótica y un altar barroco. Retablos, capillas, tumbas… cosas en las que normalmente no te fijas cuando vas a una boda en una de estas iglesias.
Luego hemos ido hacia San Francesc. Una iglesia conventual. Por el camino no ha dejado de contar detalles, e historias, como que tal casa era propiedad de tal famila (imposible acordarse de los nombres de los condes, barones y demás, sería por eso que una lo iba apuntando todo en una libreta)
La iglesia de San Francesc, como su nombre indica, pertenece a la orden de los franciscanos. Y el santo aparece en la fachada, acompañado de Santo Domingo, la orden de los dominicos, que por lo visto eran órdenes totalmente opuestas. Los franciscanos habían hecho voto de pobreza, y a los dominicos se les conoce por su implicación con la Inquisición. Por cierto, que aquí el señor Valero nos ha indicado que próximamente va a realizar una visita guiada sobre la inquisición en Palma, basada en la obra “Dins el darrer blau” de Carme Riera.
Pero volviendo a la fachada, ésta tiene más historias, como que fue destrozada por un rayo y vuelta a reconstruir, que tiene unas cariátides (algo totalmente pagano), que Ramon Llull sale con la mata escrita (leyenda de la mata escrita) o que en la parte superior tiene a San Jorge y al dragón, porque era la sede de los caballeros de san Jorge. Vale la pena detenerse un momento a buscar puntos interesantes.
Pero San Francesc no es sólo fachada. Tiene un claustro impresionante, donde se respira paz y tranquilidad. En fin de semana, claro, porque actualmente acoge el colegio de San Francesc. La columnas del claustro muestran diferentes épocas de construcción, unas con más medios económicos que otras. Se nota en lo recargado de los arcos. También en el claustro, en una de las paredes, están las tumbas de varias familias nobles. Nos ha contado que en esa época, los cementerios eran cosa de las parroquias, pero que si había dinero de por medio, los nobles o los mercaderes podían ser enterrados en las iglesias conventuales. Y aquí tenían sepultura hasta 72 familias de la nobleza palmesana, incluso los más adinerados contaban con el descanso eterno dentro de la iglesia. El que reposa también ahí es Ramón Llull, en una capilla con una tumba inacabada, dedicada a las 7 ciencias (origen de la expresión mallorquina “ser un setciències”).
También merece toda nuestra atención el órgano enorme que hay en la iglesia, y el altar barroco rococó que la preside. Un altar que resultó demasiado grande para el fondo de la iglesia gótica, y que lo adelantaron, creando un espacio en la parte posterior. Espacio en el que hay un retablo con un pintura de 1632, si no recuerdo mal, que representa la ciudad de Palma. Realmente os recomiendo tomar un tiempo dentro de esta iglesia.
Al salir nos hemos dirigido hacia Montisión, antigua sinagoga del Call Jueu, o como se le conocería ahora , el ghetto judio. Por el camino nos ha explicado algo de la historia de los judíos en Palma, como tenían sus leyes, como estaban separados del resto de la población por una muralla, y como sobre el siglo XV o se convertían o los mataban (origen de los xuetes, palabra todavía vigente entre las personas mayores de la isla). En Montision no hemos entrado, pero sí hemos podido fijarnos en una fachada barroca impresionante: columnas rodeadas de guirnaldas de frutas, un arco lleno de flores y angelitos. Si tenéis oportunidad, id y fijaos en los detalles.
De vuelta al punto de encuentro, hemos entrado en la iglesia de Santa Clara, del convento de las clarisas, monjas clausura que hacen unos dulces espectaculares. No hemos estado mucho tiempo por respeto a las monjas, que estaban en plena oración. También hemos pasado por delante de la casa del Comte Mal, y nos ha mostrado trozos de la muralla musulmana, la medieval y la romana, además de pasar por delante de los baños árabes y recomendarnos una visita.
La visita ha acabado en la tienda Típika, donde hoy mismo había un taller de cocina de cuaresma, y donde nos han ofrecido una degustación de sobrasada, patés, aceite y mermeladas, que se ha agradecido después de tres horas de paseo.
Realmente, merece la pena realizar visitas de este tipo con un guía como éste. Así que en cuanto sepa el tema de la próxima visita, que será probablemente día 27 de marzo, yo me apunto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s