Hasta dónde puede llegar la libertad de expresión?

Estos últimos días no hay periódico, televisión o radio que no cite las palabras del alcalde de Valladolid sobre la nueva ministra de Sanidad. Hay opiniones de todo tipo: desde que es un machista, a que se ha exagerado todo porque ya ha pedido disculpas.
Pero la cuestión es: tiene derecho este hombre (o cualquier otro) a insultar y menospreciar en público a otra persona? Que conste que no estoy para nada de acuerdo con lo que ha dicho, ni con que lo pueda decir y quedarse tan ancho. A una persona se le debería valorar por lo que hace y no por lo que es. Y parece ser que simplemente ha menospreciado a la mujer, no a las acciones que ha llevado a cabo la persona a la que han nombrado ministro.
Yo no soy jurista, y no tengo ni idea de leyes, pero me suena que en este país existe la libertad de expresión. Lo que no sé es si cualquiera puede ir diciendo cosas de otro. Porque si se pudiera hacer eso impunemente, no habría tantas denuncias por injurias y calumnias (lo admito, he tenido que buscar el término :P) Los famosos no hacen nada más que pedir indemnizaciones a los que salen en la tele diciendo lo primero que se les pasa por la mente. Pero también es verdad que hay mucha gente que vive de decir lo primero que le pasa por la cabeza.
Por lo tanto, la libertad de expresión hasta dónde está condicionada? El sentido común me dice que puedes decir lo que quieras mientras sea verdad. Y si le metes más sentido común, lo ideal es no ir insultando a la gente porque sí, o por su condición, y mucho menos si eres un personaje público y tocas un tema delicado, por llamarlo de alguna manera.
Porque no es sólo que este hombre se haya referido a la ministra de manera grosera y sexista, es que se trata de un alcalde, y nos guste o no, un personaje público y un ejemplo. No van a faltar los que piensen que pueden seguirle.
Por eso me pregunto…. hasta dónde puede llegar la libertad de expresión? qué límites le podemos poner y qué límites no debemos ponerle?

Anuncios

3 comentarios en “Hasta dónde puede llegar la libertad de expresión?

  1. Siempre he opinado que tu libertad acaba donde empieza la del otro. En el caso del alcalde de Valladolid, no es la primera vez que mete la pata (llegó a decir que iba a violar a la otra candidata en las elecciones que ganó) y he de decir que personalmente, creo que esta señora (la Pajín) no ha hecho ningún mérito para que le den la cartera ministerial y sí, yo también he pensado según qué cosas al respecto. Pero la diferencia está en que no se puede decir y menos siendo político. Primero porque por mucha libertad de expresión, es una ofensa. Y segundo porque no hay ninguna prueba que pueda inducir a pensar que esa señora no ha llegado a donde está gracias a su… labia…
    Me imagino que como siempre, el límite se encontrará en el sentido común.

    Me gusta

    • Leire Pajín habrá hecho o no méritos para ser ministra, eso se puede decir, rebatir o lo que les de la gana. Pero la frase esa de los morritos… es que me pone enferma 😦

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s