Mejor no hacer planes a largo plazo

Ni a largo, ni a medio. Hace tiempo que aprendí que lo mejor es no planificar nada que vaya más allá de una semana, día más, día menos. Y lo peor es que soy una persona a la que le gusta tener las cosas controladas.

Cuando planificas a largo plazo, hay muchas probabilidades de que algo desmonte los planes. Vale, admito que suena muy pesimista, pero con esto no quiero decir que ese algo sea malo. Normalmente son problemas varios, más o menos serios, pero también puede pasar que a alguien le toque el euromillón (pocas probabilidades hay, pero quien más quien menos, juega alguna semana). En definitiva, cualquier cosa puede hacer que lo que hayas pensado hacer, resulte imposible de realizar.

Siendo más realistas, y dada la situación actual, quién es capaz de decir cómo estará dentro de un mes o dos. La situación laboral está que da pena, y tan pronto estás trabajando como en el paro, como que si estás en el paro, quizás tienes suerte y te sale algo. Cuando tu trabajo es temporal, como el mío (bueno, eso sí, pero temporal al fin y al cabo) tienes que tener presente que en cualquier momento se puede acabar. Cuando en algunos trabajos me han pedido la planificación de las vacaciones de todo el año, siempre he pensado: “pero si no sé qué voy a hacer la semana que viene, voy a saber si voy a pillar vacaciones en diciembre…”  Claro que si te vas a ir de viaje, hay que pensarlo con tiempo, pero la verdad, todo depende de la situación de cada uno, y yo me he ido alguna vez de viaje decidiendolo con una semana de antelación.

Pero no sólo la situación laboral pone difícil el hecho de planificar algo con tiempo, si no, como ya he comentado, la situación personal afecta mucho. Yo no tengo hijos, pero muchas de mis amistades sí que tienen, y aprendes que es imposible planificar algo a día fijo, porque los niños tienen tendencia a enfermar, sobre todo cuando son pequeñitos. Y no sólo los niños pequeños sufren esta tendencia. Cuando tus padres son mayores, también tienes que tener presente sus achaques, que suelen aumentar de manera proporcional a la edad.

Supongo, y considero normal, que no todo el mundo piensa como yo. Nada habría más aburrido que un mundo en el que todo el mundo pensara igual, pero así veo yo las cosas, y desde hace algún tiempo me rijo por esta regla. Es lo mejor? no lo sé, pero para mí es lo que hay.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s