La difícil conciliación de la vida laboral y familiar

Hay algunas cosas que me exasperan, y una de ellas es la supuesta conciliación entre trabajo y familia. Desde hace algún tiempo está de moda hablar de la conciliación de la vida laboral y la vida familiar, pero yo no veo que la situación haya mejorado últimamente.

Trabajar y tener hijos pequeños, o padres mayores, está como siempre: complicado.  La flexibilidad en el horario de trabajo brilla por su ausencia en la gran mayoría de empleos, las malas caras a la hora de pedir la reducción de jornada por cuidar a hijos o padres están a la orden del día (menos a los funcionarios, que puestos a recortar, bienvenida sea la reducción… de sueldo), e incluso con la nueva ley no permiten juntar los días de lactancia para ampliar el permiso de maternidad.Por no hablar de la reducción de guarderías públicas y el aumento de precios de las mismas.

Luego se extrañan que haya cada vez menos nacimientos, entre la crisis y la falta colaboración empresarial, hay que pensarselo más de dos veces para dar el paso de ser padres.

Entiendo que haya trabajos en los que el horario no se puede modificar, porque se trabaja de cara al público por ejemplo, con lo que instaurar la flexibilidad de horarios puede resultar algo complicado.  Pero en trabajos de oficina? Qué diferencia hay en trabajar de 9 a 1 y de 4 a 8, que de  las 7  de la mañana a las 4 de la tarde, todo seguido? que en la primera opción tienes dos horas al mediodía libres, y que en la segunda tienes libre toda la tarde. Pero a la hora de trabajar no le veo mucha diferencia. Entonces, por qué no hacer un pequeño esfuerzo por las dos partes?

Claro que el problema ha existido siempre, y la gente se ha habituado a las circunstancias. Por ejemplo, y para no ir muy lejos, mi familia. Mi abuela paterna limpiaba casas, y se llevaba a sus hijos, hasta que el mayor (mi padre) tuvo edad para cuidar a los pequeños. Mis abuelos maternos vivian en “casa de los señores” , y mi madre y mi tío estaban con mi abuela mientras trabajaba. Y mi madre tenía una tienda, y entre la trastienda y mi abuela se las arreglaron para cuidarnos a mi y a mi hermana. Pero claro, ni mis abuelos podían llevar a sus hijos a la obra, ni mi padre llevarnos a repartir donuts.

Y eso pasa con la mayoría de los trabajos de hoy en día, que si los niños son pequeños no puedes llevartelos al trabajo. Y si son mayores tampoco. Qué le costaría a las empresas grandes tener un área infantil? Seguro que da beneficios, si no inmediatos , seguro que los da a largo plazo: padres sin problemas a la hora de dejar los niños en algún lado,  sin tener que lidiar con horarios y precios de guardería, …

Pero no sólo eso, no hay facilidades para llevar a familiares al médico. Si es un niño, no va a ir sólo. Y si es una persona mayor, a lo mejor tampoco puede ir sola. Entonces, cómo lo hacemos? En algunos trabajos obligan a cogerse el día de vacaciones, en otros hay que recuperar las horas, en mi caso, como interina puedo usar un moscoso (que para eso están). Pero no sería mejor llegar a un acuerdo entre el empleado y la empresa?

En conclusión, la conciliación entre vida laboral y familiar no es fácil, y algunas empresas lo ponen más difícil todavía. Y por eso me exaspera que hablen de la conciliación como si fuera algo que está totalmente presente en la sociedad actual.

Anuncios

Un comentario en “La difícil conciliación de la vida laboral y familiar

  1. Pingback: 62 Consejos rápidos para avanzar Por Robin Sharma (y mis comentarios) | vivencias, manías y mil cosas que contar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s