Decálogo del buen comunicador

Quién no se ha tenido que enfrentar alguna vez a un público enfervorizado esperando tu aclamación? vale, casi nadie que conozca, lo admito. Pero quien más, quien menos, ha tenido que hablar en público alguna vez. Por ejemplo, en una reunión en el trabajo, una presentación en una clase, o dando las gracias por un regalo.
Todos los que se han enfrentado a tamaña gesta, saben que no siempre resulta fácil decir lo que quieres y que encima se entienda. Por eso, cuando el otro día en clase de Dinámicas de grupo nos dieron el “decálogo del buen comunicador” me dije: esto hay que ponerlo en el blog.
Así que, sin más preámbulos, aquí tenéis las 10 normas básicas para un buen comunicador
1. Evitar la improvisación y los discursos técnicos: de acuerdo, la improvisación puede ser muy artística, pero puede que lo que digas no se entienda nada. Y ni hablar de un discurso técnico. Como experiencia, os diré que si tu “auditorio” no es tan técnico como tu discurso, no sólo se aburrirán, si no que no entenderán nada de nada
2. Recordar que la información es lo más importante: ves al grano y no les cuentes tu vida, a no ser que a lo que vayas es a eso
3. Ser breve, preciso y claro: al igual que en el punto anterior, nada de irse por las ramas y aburrir al personal
4. Ir directamente al hecho, luego ya centrarse en los detalles: no todo el mundo es capaz de averiguar de que se está hablando si no lo dices al principio. Introduce el tema, y luego ya darás los detalles necesarios
5. Evitar usar demasiados adjetivos y adverbios: admítelo, hasta los libros de Antonio Gala, que han ganado premios, son ilegibles por momentos debido a la gran cantidad de adjetivos que usa.
6. No abusar de las cifras: que seguro que se pierden. Si no hay más remedio, da las cifras más importantes y remite a la gente a alguna documentación que les hayas facilitado. Si no, al final seguro que hay un baile de cifras en la cabeza de más de uno
7. Provocar serenidad estando sereno: está claro que en según que situaciones, te tiembla hasta el boli. Pero respira y aparenta tranquilidad. Será bueno para ti y para los que te escuchan
8. Hablar despacio y de manera natural: no hagáis como yo, que la presentación de mi proyecto final de carrera duraba media hora en los ensayos, y al final dije lo mismo pero en 20 minutos. Relajación, vocaliza y da tiempo a la gente a pensar en lo que has dicho (pero sin que se te duerman, eh!)
9. Reiterar las ideas básicas y repetir lo esencial al final: sobre todo si es una discusión larga. Si hablas mucho y dices muchas cosas, mejor hacer un pequeño resumen al final, así como también remarcar lo importante como colofón a tu intervención
10. No hablar de lo que no sabes: … porque te puedes meter en un jardín….

Espero que os sea útil

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s