Hacer regalos

Me gusta hacer regalos. Sobre todo cuando son regalos personales, para los que tienes que pensar y trabajar. No le quito el mérito a regalar una camiseta, o una botella de colonia, pero disfruto como una vaca conspirando para hacer un regalo en grupo, o creando o personalizando un regalo por mis propios medios. Te diviertes haciéndolo, y normalmente gusta. Buscar un libro especial, algo que sabes que le puede hacer ilusión, una experiencia… todo esto aporta cosas al que hace y al que recibe el regalo.

Por ejemplo, lo último que he regalado (fruto de una conspiración entre amigas) ha sido una taza con foto, un botellín de cerveza rara y una camiseta graciosa. La taza no llegó a tiempo, y le pusimos una de cartón, el botellín iba dentro de una caja de regalo para libros y uno de los asistentes a la fiesta llevaba una camiseta como la que le regalamos al cumpleañero. Todo esto además, en total y absoluto secreto. Al final lo sabíamos todos menos el homenajeado 😛

También experimenté con las tartas de chuches. Compré una base de porexpan en los chinos y me planté en una tienda de chucherías a granel para comprar las que nos gustan y hacerla personalizada. Vale, lleva trabajo, pero y lo que disfruté haciendo la tarta y comiéndome las pocas chuches sobrantes? 😛

Otro tipo de tarta con la que hemos experimentado este año (y digo hemos porque la hicimos entre muchas) ha sido la tarta de pañales. Pedazo regalo para unos papás recién estrenados. Y si a ellos les gustó, ni os cuento a nosotras: los ratos que pasamos comprando las cosas, investigando y haciendo las tartas fueron divertidísimos.

Y a ver, que no todo son tartas decorativas. Tartas de comer también he regalado. De hecho este mismo año, un amigo recibió por su cumpleaños mi primera (y por ahora única) tarta de fondant con forma de regalo, con su lazo y todo.

Los trabajos manuales también entran dentro de mis regalos preferidos. Algunos de mis sobrinos postizos han recibido una mantita bordada como regalo de bienvenida, y otras un vestidito bordado en nido de abeja, gracias a la inestimable colaboración de mi madre.

También recuerdo hace ya muchos años, que a mi hermana le hice una camiseta con una composición de una foto de Alejandro Sanz y otra de ella.

Como estas cosas, he llegado a hacer muchas. Por ejemplo, si lo que se regala es un vale, o un bono para una cena o un spa, lo ideal es adornarlo un poco. A lo mejor con una tarjeta personalizada, meterlo dentro de una caja mágica (muy divertido si eres la única que sabe abrirla), envolverlo en muchos papeles, poner mensajitos… Sobre todo lo de poner muuuuchos papeles de regalo, cajas, bolitas de papel… Llegó un momento que en los cumpleaños el que abría el regalo ya me miraba a mí con cara de “has sido tú”. Era la marca de la casa 😀

De hecho, creo que me gusta más regalar que recibir regalos. Ojo, que con esto no quiero decir que no me guste ( espero alguno por mi cumpleaños 😛 ) , si no que para mí resulta muy entretenido y gratificante trabajarme un regalo para otra persona 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s