Dejarse ayudar

A veces no resulta fácil. Tener un problema y reconocer que se necesita a alguien para solucionarlo, puede ser harto complicado. Sobre todo cuando la persona que necesita ayuda no quiere ni verlo, ni mostrarlo.

Yo sé que cuesta pedir ayuda. Sé que cuesta admitir que a veces te superan las circunstancias. Pero cuando estás al otro lado, y ves a alguien que sufre, que necesita apoyo y que no es capaz de pedirlo, incluso lo niega, cuando estás del otro lado, ves que resulta del todo ilógico.

Por qué nos cuesta tanto dejarnos ayudar por la gente que nos tiene en alta estima? por qué el orgullo pesa tanto? o todo lo contrario, por qué pensamos que nuestros problemas son menores que los del resto? El tamaño del problema propio no depende de los problemas de los demás, si no de lo que te afecte a ti.

Yo lo he visto. La gente que te quiere está ahí cuando la necesitas. Si pides ayuda, acuden y hacen lo posible y a veces lo imposible. O simplemente están ahí. Pero hay que reconocer la situación, pedir apoyo, hay que dejarse ayudar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s