Cosas que me exasperan. La impuntualidad

Si hay algo en este mundo que me saca de quicio es la impuntualidad. Mejor dicho, la impuntualidad unida a la informalidad. Y eso que me he ido acostumbrando a que la gente sea impuntual, y lo peor, cuando quedo con impuntuales, acabo siéndolo yo también, por no sufrir la falta de puntualidad.

Hay soluciones para no perder los nervios con eso? Quizás. Alguna vez he oído lo de dar un cuarto de hora de cortesía, y me parece perfecto, porque imprevistos puede tener todo el mundo. Pero más allá de esos 15 o 20 minutos no creo que sea razonable estar haciendo el paripé mientras la otra persona a saber con qué se ha enredado.

Pero hay gente que tiene por costumbre llegar tarde. Y cuando los conoces, ya sabes a lo que te enfrentas, no sirve el cuarto de hora de cortesía. Así que a veces lo mejor es quedar con ellos media hora antes de la hora estipulada, de manera que lleguen puntuales. Pero claro, eso sólo funciona hasta que se dan cuenta, y vuelven a las andadas. No lo pueden evitar.

Y es que la que suscribe ha sufrido semiplantones de incluso varias horas, cosa que me provoca un cabreo considerable, sobre todo si no van acompañados de sus respectivas disculpas. Y quizás me molesta más el hecho de no disculparse que el de llegar tarde. Que llegar tarde con una razón y con una disculpa es totalmente perdonable, pero hacer perder el tiempo a alguien porque sí y sin atisbo de arrepentimiento lo considero una falta de respeto total y absoluta.

Anuncios

2 comentarios en “Cosas que me exasperan. La impuntualidad

  1. Hay una técnica infalible: 10 minutos después de la hora acordada ¡vete!. La siguiente vez a los 5 minutos ¡vete!
    Pueden suceder dos cosas: que tengas mucho interés en hablar con esa persona, entonces ¡replantéatelo!; o que no tengas interés especial, entonces ¿no vuelvas a quedar con esa persona!.

    Si es amigo dile: “nunca llego tarde a mis citas, ni te imaginas la cantidad de cosas reprochables de mi que descubren mientras me esperan” … no es mío, es de un autor clásico.

    Que sigas bien (como solía despedirse Séneca el Joven)

    Me gusta

    • Hola Evaristo, la verdad es que lo que dices me lo he planteado muchas veces. Y tienes razón, con algún individuo de estos he dejado de quedar por cansancio. Pero una, además de puntual, es dada a cumplir su palabra, y me sentiría mal conmigo misma si no esperara cuando he quedado con alguien. Aunque el cabreo me lo lleve igual.
      Algo que sí he hecho ha sido esperar y echar la bronca ( a mi manera, claro jeje)
      Eso sí, la cita me la apunto, que me ha gustado 😀

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s