Una suplente en la mesa electoral. El recuento

Son las 8 de la tarde y empieza lo bueno. Nos enfrentamos tres personas a tres urnas, tres recuentos y tres sobres. El 3 es el número de la noche y sólo esperamos que no se convierta en la hora de salida.

Nuestra cara debe ser un poema, la viva imagen de la desolación, porque una de las apoderadas se apiada de nosotros y nos da ciertos consejos: “Sacad todos los sobres de la urna, haced montoncitos de 10 y contadlos. Luego ya los abriréis y contaréis los votos” Y a eso nos ponemos. Urna primera, sobres blancos, votaciones municipales. Montoncitos de 10. Contamos y ¡sorpresa!, nos falta uno. Recontamos sobres, recontamos lista… algo ha pasado. Nuestro nerviosismo es patente y, otra vez, los representantes de los partidos políticos nos ayudan “Tranquilos, en estos casos, y si todo el mundo está de acuerdo, se añade un voto en blanco” Como todo el mundo estuvo de acuerdo, procedemos al recuento.

La idea, por lo que nos contaban, era ir cantando los votos y apuntando. Cuando nos dimos cuenta que nos esperaban cerca de trescientos sobres por abrir en esta urna, y otros tantos en las dos urnas siguientes, decidimos aplicar nuestra lógica: dos de nosotros abrirían sobres a la velocidad del rayo, mientras la otra colocaría los votos en montoncitos según el partido votado. “Todo el mundo de acuerdo?” Un sí unánime dio paso a la apertura de sobres más rápida que mis ojos han visto. Al final, unos 10 montones de papeletas. Algunos mucho más grandes que otros. Y ahora a contar “uno, dos, tres,…” los montones grandes los contábamos por duplicado, por evitar fallos. Los mejores, los que tenían menos de 10 papeletas. En ningún caso superaron las 80. Recuento, suma, “Todo el mundo de acuerdo?” Pues a apuntarlo en las actas, repartir copias, cerrar sobres y a por la segunda urna.

El ritual parecido, por no decir igual. Misma manera de contar, mismo descuento, misma forma de abrir los sobres…. “Todo el mundo de acuerdo?” Otra vez, todos contentos de que se acabara la segunda urna. Ya eran las 10 de la noche pasadas.

Nos enfrentamos a la última urna mientras en las mesas de al lado hay problemas de recuento: les faltan 6 papeletas. Un sobre de menos no presenta problemas, 6 en una mesa ya no es del agrado de algunos apoderados. Los nervios flotan en el aire, y alguien se compadece de nosotros dándonos una botella de agua y algunos frutos secos. Estamos sin cenar y se nos presenta una hora más contando papeletas.

Procedemos de la misma manera que las anteriores, pero las horas y los recuentos han hecho mella y ya no coordinamos. El segundo vocal suelta una tontería y la presidenta empieza a reír mientras cuenta. Y yo detrás. Acabamos el recuento de sobres con un ataque de risa. Milagrosamente, con ataque de risa y todo, las cosas cuadran y podemos rellenar las últimas actas y repartir las últimas copias. Son más de las 11 de la noche y empezamos a respirar aliviados.

Pero no, no acaba todo aquí. Aparece la responsable de Correos, nueva en estas lides, que debe recoger el sobre 3 de cada urna. Hasta aquí bien, pero “Alguien sabe quien se queda estos papeles duplicados que firma la cartera?” Caras de estupefacción. Acaba de llegar un representante de la administración, y le preguntamos. Su respuesta: “Estará apuntado en el librito” Pues no. Al final, le damos la mitad a la chica y la otra mitad nos la quedamos. Una solución totalmente salomónica que complace a todos.

La cosa ya llega a su fin. Sólo queda llevar los sobres restantes al juzgado, tarea de la presidenta, escoltada por la policía. Antes de proceder, nos despedimos, contentos de haber coincidido en tan divertida mesa electoral, y prometiéndonos a nosotros mismos que para las próximas elecciones, cada uno planeará un bonito viaje fuera de la isla para no tener que repetir tamaña experiencia.

Que no ha estado mal, pero una y no más santo Tomás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s