El testamento de María

El domingo tuve el gran honor de poder asistir a la impresionante actuación de Blanca Portillo en la obra El testamento de Maria.

La obra, dirigida por Villaronga, muestra a una Maria muy diferente de la que se acostumbra a representar. Es simplemente una madre que ha perdido a un hijo. Un hijo que ha sido crucificado. Una madre que es humana. Que no entiende por qué ha pasado lo que ha pasado. Una mujer que reconoce y sufre sus errores con su hijo. A la que la gente que está a su alrededor no le ofrece el cariño y la confianza que necesita.

Blanca Portillo está soberbia. Nunca había visto a una sola persona llenar tanto un escenario, hacer que la gente sienta su dolor, transmitir una pena tan honda que hace llorar. O conseguir arrancar una sonrisa al público cuando toca. Nunca, sin ser madre, había sentido el dolor de la pérdida de un hijo. Nunca una actuación me había emocionado tanto.

Recomiendo encarecidamente a quien lea esta entrada, que vaya a ver la obra si puede, porque pocas veces alguien puede transmitir tanto en tan poco tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s