Cosas que me exasperan: la pachorra de algunos progenitores

Vale, de acuerdo, vivo en un país, y en una isla, donde la pachorra (dícese de la tranquilidad exagerada) campa a sus anchas y está definida a fuego en nuestra genética. Pero hay casos y casos, y si tu pachorra afecta a alguien, hay que reconsiderarla.

El caso que me exasperó sobremanera tuvo lugar hace unos días en la playa, lugar pachorril donde los haya. Tengo la sana costumbre de ir a la playa a última hora de la tarde, cuando ya se vacía de turistas y el sol no está en todo su esplendor. Pues ahí estaba yo, nadando plácidamente a eso de las 8 de la tarde, mientras mi toalla me esperaba extendida sobre la arena, cerca de la orilla, y mis trastos tirados sobre ella. La playa es grande y a esas horas había cuatro gatos.

En eso, aparecen dos mujeres, acompañadas por un bebé y dos niños de aproximadamente 10 años, que se sitúan a escasos metros de mis pertenencias. Eso ya me fastidia habiendo tanta playa, pero bueno, mientras yo esté en el agua… Sigo yo con mis ejercicios vespertinos, cuando se acercan todos a la orilla, justo delante de mi toalla. Todo relativamente normal, incluso se podría considerar normal que los niños llevaran una pelota para jugar. Son niños y es una playa. Lo que no me pareció normal fue que se pusieran a jugar usando mi toalla como red. Y lo que me puso de los nervios fue que las mujeres no les dijeran nada en absoluto. Incluso les devolvían la pelota  cuando la perdían.

Como el discutir no es algo que me guste, salí del agua, cogí mis cosas, y me fui varios metros a la derecha. Y ni los niños ni las mujeres se inmutaron. De hecho, seguían jugando con la pelota como si tal cosa.

Y es que es algo que no entiendo. Los niños es normal que jueguen, corran y hagan diabluras, pero si con sus cosas molestan o pueden romper algo que no es suyo, hay que llamarles un poco la atención. Básicamente para que aprendan a respetar lo que no suyo y a disculparse si molestan. Los niños juegan y si nadie les enseña que es mejor una cosa que otra, ellos no pueden aprenderlo.

Así que el problema no son los niños, son los padres que pasan completamente de lo que hacen sus hijos.  Yo sé que criar a un hijo debe ser algo muy complicado, y no sé si sería capaz, pero la actitud de estos padres me pone de los nervios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s