Perderle el miedo al espejo

El espejo nunca refleja una realidad objetiva. Básicamente porque lo que puede mostrar un espejo nunca será objetivo. Devuelve una imagen, pero la imagen no es nada sin alguien que la vea, o que la mire.

Por esa razón existe el miedo al espejo, el miedo a ver algo que no quieres ver, pero que estás convencido de que va a estar ahí, en frente tuya, desafiante. Un reflejo de algo que está sólo en tu cabeza. Un monstruo que temes que te ataque si abres los ojos y miras fijamente. Un fantasma que te nubla los ojos y la mente.

Pero hay que enfrentarse a ese miedo. Los monstruos y los fantasmas no existen, sólo están en tu imaginación.

No manda el espejo. Mandas tú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s