Puesta de sol en la playa

vivencias, manías y mil cosas que contar

Sábado, 8 de la tarde. Estoy en la playa, sola. El día ha sido muy caluroso, los últimos días demasiado agitados y necesito un momento de relajación.
La playa está prácticamente desierta. El sol empieza a caer y el agua está tranquila. Primero decido disfrutar de la playa, paseando, sintiendo el agua fría acariciandome los pies. Pero el mar me llama y me dejo convencer.
Ya no hay nadie en el agua, y sólo somos el mar y yo.
Me hundo, y me dejo llevar por el silencio del fondo. Cuando vuelvo a la superficie, el agua me mece, acaba de pasar un barco y unas pequeñas olas han aparecido de repente. El sol calienta lo suficiente para estar flotando, disfrutando con los ojos cerrados de la tranquilidad, del silencio y de la soledad. Un tranquilidad tan solo perturbada por algunas olas, un silencio que sólo rompe mi respiración y…

Ver la entrada original 80 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s