Dar las gracias emociona

Siempre he sido muy de agradecer las cosas, tanto por educación como por sentimiento. Si alguien hace algo por ti, lo mínimo es agradecérselo. Luego ya se complementarán las gracias si ha lugar.

El caso es que, a veces, las gracias no son un mero formalismo, si no algo que viene de dentro. Un sentimiento sincero que te toca la fibra y hace que broten emociones de forma incontrolada.

Llevo unos cuantos años en que algunas acciones provocan en mí tal sentimiento de gratitud, que a veces me desborda la emoción y acabo llorando. Puede ser una simple llamada, una pregunta interesándose por mí o ayudarme en algo que sea importante para mí.

Este fin de semana he recibido tanto apoyo y he dado tanto las gracias, y de manera tan sincera, que las lágrimas hicieron acto de presencia al final del día. Y dejé que brotaran. Qué sentido tiene no llorar cuando lo haces por algo bueno?

Anuncios

No todo es lo que parece

Hace poco fui con unos amigos a ver un festival de cortos sobre música y baile. Algunos de ellos me gustaron, otros llamaron poderosamente la atención. Entre ellos el que os presento en este post.

Se llama Life in grey y es, en realidad, el videoclip de la canción del mismo nombre del grupo Point Point, especialistas en música electrónica.

El vídeo presenta lo que parece una clase de ballet, o una coreógrafa con sus bailarinas. Luego se transforma en algo parecido a un anuncio de Mago o de Zara. Pero no todo es lo que parece, y por eso hay que acabar de ver el corto ( ojo spoiler: si no te gustan las pelis de miedo no lo veas hasta el final)

A mí me pareció sencillamente genial

Exigencias

El otro día leí, no recuerdo donde, que la mayoría de mujeres se exigen más que los hombres. No me gusta generalizar, pero si eso es así, quiero salir de ese grupo.

Por qué razón hay que ser perfecta? Por qué tenemos incrustado en nuestro inconsciente que si no hacemos algo al 110% no está medianamente bien? Por qué hay que necesitar hacer las cosas mejor?

Salir de la zona de confort, ser feliz, hacer las cosas mejor… por dios, no somos máquinas ni todos pensamos igual, ni tenemos las mismas capacidades. Ni las mismas ganas.

Reivindico el no querer mejorar porque toca, el estar harta, el decidir algo que no implique sacrificarse. El no sentirse una desgraciada por no ser perfecta.

Que si se quiere mejorar, genial. Pero nadie es ni puede ser perfecto.

Y si te obsesionas con ello, mal vamos. Que lo sé yo por experiencia. Que para mí casi nunca hago las cosas lo suficientemente bien. Y se puede llegar a sufrir por ello.

Por eso lo mejor es ser como uno es y punto. Y si se quiere cambiar o mejorar, que sea porque uno quiere y no porque se sienta obligado a ello.

 

Turismofobia?

Parece ser la palabra de moda esta semana. Ataques realizados por cuatro exaltados publicitados por los medios de comunicación hasta la saciedad: pintadas en un autobús, paseo con bengalas por yates,…

No tengo muy claro que esto sea lo habitual, pero siempre hay algunos que llevan las protestas al extremo, por desgracia creo que es inevitable. Y es que la gente empieza a estar harta. Hablo en general, y generalizar siempre es malo, porque estoy segura que los habrá que están muy contentos con la situación actual.

Aquí (Mallorca) vivimos del turismo, pero hace un par de veranos que tengo la impresión que el turismo en la isla va a morir de éxito: atascos inhumanos en las carreteras, playas atestadas y sucias, hoteles con precios astronómicos, alquileres llevados al extremo, gente, gente y más gente.

Yo soy la primera que no aparezco en la playa antes de las 6 o las 7 de la tarde, y ni loca voy a playas que estén a más de media hora, porque el camino se puede convertir en dos y en no encontrar sitio para aparcar ni para dejar la toalla. Hay zonas completamente vetadas por estar llenas de borrachos a todas horas del día (lease Punta Ballena y Ballermann 6 ).

Y gracias a los dioses vivo en un piso en propiedad, porque los alquileres están por las nubes. El alquiler turístico, sea legal, alegal o ilegal, da tantos réditos que en algunos barrios de Palma es prohibitivo para alquileres largos, ya no sale a cuenta. Y hace como dos años que las noticias cuentan que la gente de fuera de Ibiza no acepta trabajos allí porque tiene que pagar más de alquiler de lo que cobran por trabajar.

La cuestión, que el vaso se va llenando, llenando y llenando, y está a nada de rebosar. Así que no me extraña que la cosa explote en cualquier momento. Que todo tiene un límite, y no sé yo si la cosa se quedará en unas pegatinas, unas pintadas o unas bengalas.

Y ya sé que el turismo es el medio de vida de más de la mitad de la población, pero sirve cualquier turismo? a cualquier precio? Ahí lo dejo