Todas son incorrectas

Estoy estudiando para la parte legislativa de unas oposiciones, y ha llegado el momento de hacer tests para probar si he entendido los conceptos, cosa prácticamente imposible en este tipo de temario.

Si no bastaba con que la estructura sintáctica de las frases en los apuntes fuera imposible de entender (madre mía que manía tienen los juristas a las comas y a los puntos), ahora me encuentro con preguntas tipo test qué son totalmente incoherentes.

No solo hay preguntas que parece que están hechas para suspender, tipo sentencias exactamente iguales cambiando una palabra, sino que también hay preguntas que están mal formuladas, o mejor dicho mal respondidas.

Me refiero a las tan consabidas preguntas de “señala la respuesta incorrecta” con una respuesta de “todas son correctas”

Es que los redactores de preguntas tipo test no piensan? no son conscientes de la incongruencia de esta opción en una pregunta de “señala la respuesta incorrecta”?

Veamos un caso:

– Señale la respuesta incorrecta

a) el agua es un líquido

b) el agua es un sólido

c) todas las respuestas son correctas

Se ve claramente que la respuesta b es incorrecta. Pero el hecho de que la respuesta b sea incorrecta implica que la respuesta c también lo sea. Porque desde el momento en que una de las respuestas es incorrecta, no pueden ser todas las respuestas correctas.

En este caso la pregunta sería totalmente inválida, ya que hay dos respuestas que cumplen la condición en vez de una.

Y porque no me he encontrado preguntas de este tipo con una de las respuestas “todas son incorrectas”. Ahí sí que hay cachondeo con las respuestas, porque si todas son incorrectas, la respuesta de “todas son incorrectas” es correcta y no se podría señalar. No sé si me explico…

Poniéndonos escrupulosos, las preguntas con respuesta “todas son correctas” también serían pregunta candidata a la invalidación, ya que al final hay más de una respuesta correcta y no se permiten respuestas múltiples.

Me pregunto yo si este tipo de preguntas-respuesta van a salir en el examen, porque si pasa esto tenemos un problema. Bueno, más bien lo tienen los que preparen el examen. Porque siempre hay estudiantes con tendencia a pedir invalidación de preguntas en el caso de que las preguntas sean dudosas, y estas lo son con ganas.

 

Anuncios

Maternidad subrogada

Últimamente no hago nada más que ver noticias relacionadas con el tema de la maternidad subrogada: que si tal o cual están de acuerdo, que si en Ucrania ahora no dejan volver a los padres con sus hijos nacidos de vientre de alquiler (dios que mal suena eso) , que si las de Femem han protestado en un acto de Ciudadanos por el tema en cuestión….

Yo, la verdad, no tengo muy claro si estoy a favor o en contra. Mis argumentos son varios y variados, y tanto tiran por un lado como por el otro. Aunque lo admito, creo que estoy más en contra que a favor.

Por ejemplo, creo que cada uno puede hacer con su cuerpo lo que quiera, quedarse embarazada o no, y de quien quiera. Pero claro, vas a tener un tierno infante y te pagan por ello. Eso me chirría. Me disculparéis, pero de repente me ha recordado a la prostitución.

Por otra parte, mi instinto maternal es nulo y no consigo entender la necesidad de perpetuar los genes que tienen algunas personas, por lo que me resulta difícil comprender las razones de los que pagan a alguien para que quede embarazada y tenga un vástago, habiendo tantos niños huérfanos. Pero claro, con lo difícil que resulta la adopción en este país (unos amigos estuvieron casi 10 años esperando), puedo llegar hacerme una idea de que “a problemas desesperantes, soluciones desesperadas”.

También entiendo las razones que dan algunos de los que están en contra. Pagarán las familias ricas y quedarán embarazadas las mujeres pobres. Y el límite entre esto y la compra-venta de niños es la delgada línea roja que no hay que traspasar. Pero claro, algo parecido pasa ahora con las adopciones internacionales. Si no tienes una buena cantidad de dinero en el banco te va a resultar imposible adoptar a un niño fuera del país. Y eso suponiendo que los niños realmente son huérfanos o abandonados.

Lo que sí tengo claro es que no voy a ser ni una parte ni la otra. Ni voy a alquilar mi útero ni voy a pagar a nadie para que lo haga. Quizás los que sí se lo hayan planteado son los que tienen que pensar más en los pros y contras de la maternidad subrogada.

Reflexiones en una mala época

Sé que tengo el blog algo más que abandonado, y es que no he pasado el mejor momento de mi vida.

Mi padre enfermó y murió hace unos meses (alguna reflexión publiqué por aquí) , y durante ese tiempo mi mundo se redujo a trabajar y cuidar de él y de mi madre. Curiosamente, mi cuerpo castigado desde hace unos años respetó ese periodo, pero mi mente no. Acabó cansada, golpeada y con el automático puesto.

Un automático que me ha jugado malas pasadas, pero lo lógico durante un periodo de duelo. Un periodo donde tu vida parece una montaña rusa. Tan pronto estás bien como caes al suelo llorando como si no hubiera un mañana. Igual estás ocupada en el trabajo o en casa, y de repente te viene una imagen del hospital y te derrumbas.

Con el paso de los meses, 3 ya, los malos momentos se han ido espaciando, y aunque no voy a recuperar mi forma de vida anterior, voy volviendo a hacer cosas. Quizás me autoengaño dedicando mi tiempo a estar con mi madre y estudiando, poniendo eso como objetivo y no pensando más allá de una semana vista. Sí, estudio para unas oposiciones que se supone que son para mi futuro, pero no me agobio ni me mato estudiando. A lo mejor el mundo no es mundo cuando toque hacerlas. A saber qué circunstancias habrá en esa fecha.

Si siempre he pensado que para qué planificar con mucho adelanto, ahora me ratifico. Vivo al día, a mi manera. No voy a hacer cosas que se supone que debes hacer antes de morir porque siempre lo he encontrado una tontería. No voy a hacer locuras porque no soy así y no me apetece. De todas maneras cuando mueres, mueres y ya está. No te llevas nada contigo. Y eso puede pasar en cualquier momento , aunque normalmente no pensemos en ello.

Y entre las cosas que no me apetecía hacer estaba escribir. Porque si esta entrada está quedando azul oscuro casi negro, no tenía ganas de escribir lo poco que se me pasaba por la cabeza. Eso junto con otras circunstancias técnicas y vitales ha hecho que tuviera el blog más que abandonado.

Pero hoy sí he querido escribir. No sé por qué. Las circunstancias no son mi mejores ni peores que ayer. Tampoco tengo grandes cosas que contar. Y de hecho, el nivel literario y gramatical de esta entrada deja mucho que desear. Pero he decidido hacerlo, volver a vomitar palabras sobre el teclado a medida que salen de mi cabeza, sin retocarlo, sin revisarlo, dando lo que mi mente quiere que de.

No prometo escribir tanto como antes, quizás sí, quizás no. Cuando tenga algo que contar y me sienta con ganas de hacerlo, aquí estaré