Cosas que no entiendo: el lenguaje legislativo

Por cosas del destino, y de mi cabezonería natural, me encuentro estudiando el temario legislativo de unas futuras oposiciones para un puesto de informático. Entra desde toda la constitución, hasta las leyes de igualdad, pasando por cierta legislación europea y el estatuto del empleado público.

Mira que hay variación de temas, pues resulta que todos están escritos igual. Te pillas una ley, y leída una , leídas todas… básicamente porque no hay mortal que consiga descifrarlas.

Y luego dicen que los informáticos hablamos raro…. yo estoy segura de que los juristas escriben así para que nadie, a parte de ellos, entienda lo que están haciendo y no les puedan llevar la contraria.

Frases subordinadas dentro de frases subordinadas, que están dentro de otras frases. Ni el mismísimo Antonio Gala llega a tal redundancia. Comas, comas y más comas, seguidas de puntos y coma, y algún que otro punto y seguido solitario. Puede haber frases que ocupen todo un párrafo. Frases en las que llega un momento donde resulta imposible saber qué es sujeto y qué es el predicado. Referencias a leyes con nombres kilométricos, que a veces nombran por siglas igual de kilométricas. Títulos, capítulos, secciones y disposiciones, ya sean adicionales, transitorias, derogatorias o finales. Textos refundidos que alguien quiso resumir y casi fue peor…

Es leer los apuntes y entrar en fase rem. El sopor es insoportable, y la lectura imposible.

Pero qué les cuesta hacer frases cortas, claras y concisas? Esquemas para que se entienda lo que dicen? ” Si a, entonces b. Si b, entonces c. En cualquier otro caso, x” Pero ya os digo yo que eso puede resultar una ardua tarea, sobre todo si no eres capaz de entender lo que te dicen. Y sobre todo, si los que lo escriben no son capaces de resumir…

Lo peor… que el examen de legislativo va a ser un tipo test y no les voy a poder soltar el rollo igual que lo sueltan ellos.

Anuncios

Cosas que no entiendo: médicos que no consultan tus alergias y te las piden

No sabía si hacer esta entrada en Cosas que no entiendo o en Cosas que me exasperan, pero la verdad es que estoy en una época que me exasperan pocas cosas, así que se ha quedado entre las que no acabo de comprender.

Pongámonos en situación. Por diversas circunstancias llevo 4 visitas a urgencias en menos de un mes: dos por gastroenteritis y dos por alergias. Visitas a urgencias que hago en mi centro de salud.

Pues en cada visita me preguntan si tengo alergias a medicamentos.

Entiendo que te lo pidan si acudes a un centro de salud o a un hospital al que no has ido nunca (lo de la historia clínica única es toda una utopía en esta isla en particular y en este país en general), pero en el centro que te toca y al que vas, en mi caso cada dos por tres? alguien lo entiende? porque yo no.

Pero mi pregunta principal es: por qué me preguntan mis alergias cuando ellos tienen acceso a mi historial y ahí están apuntadas? las miran? y si se me olvidan? o si como ayer me paso ayer, soy incapaz de decir ciprofloxacino de una manera inteligible? (es lo que tiene que sepas que eres alérgica a eso sólo desde hace dos semanas)

Tengo una amiga que las lleva apuntadas en una pulsera porque son varias, igual que yo llevaba mi grupo sanguíneo en una medalla, pero una vez me dijeron los del banco de sangre que en una urgencia no hacían caso a esas cosas, porque pueden ser de otra persona o ser datos incorrectos. Entonces, en una urgencia, se fía el médico de turno de lo que le diga el paciente teniendo los datos en un ordenador ahí al ladito?
No sé si es una mala praxis, una mala costumbre o qué, pero no me parece del todo razonable. Va en ello la salud del paciente, que puede estar nervioso, ser olvidadizo o lo que sea, porque a ver, no está en urgencias por aburrimiento precisamente.
Existe un protocolo de actuación en urgencias? Le puede caer una sanción al facultativo si el paciente no ha informado de sus alergias? o es responsabilidad del paciente saberse sus alergias al dedillo y cantarlas nada más entrar en la consulta? he cotilleado en google y no he visto nada parecido a la obligación del médico, en cambio sí a la del paciente de llevar por escrito todas las alergias que tiene. Así que será cuestión de hacerse la listita de marras y tatuársela por si acaso.

El problema es que como con las alergias, esto pasa con cualquier otra cosa: enfermedades crónicas, interacciones con medicamentos que ya está tomando el paciente,… mi padre intenta recordar a cada médico que va que tiene párkinson y que se está medicando, porque a veces ni preguntan.
Yo de momento practicaré con lo del ciprofloxacino, a ver si se me queda el nombrecito y la próxima vez que me pidan las alergias soy capaz de decirlo sin trabarme.

Cosas que no entiendo: azúcar en el jamón y en el pan

Aquí estoy, con una gastroenteritis de campeonato y con el azúcar prohibido durante una semana, a base de arroz, zanahoria, pan torrado y jamón york.
Lo primero ir de compras, porque no soy muy asidua del jamón york ni del pan, y tampoco tengo en la nevera cantidades industriales de zanahorias. Así que me voy al supermercado y me paso por la nevera donde están los embutidos. Lo ideal sería ir al charcutero, pero admito que me da pereza ir de un sitio al otro con la flojera que llevo encima. Algún jamón york de calidad habrá entre tantos tipos y marcas.
Me pongo a mirar los ingredientes, porque ya tuve malas experiencias con un jamón de pavo hace algún tiempo, que lo que menos tenía era pavo. Y cual es mi sorpresa cuando empiezo a ver que con el jamón york cortado y envasado pasa lo mismo. Y no sólo es que lleven conservantes y colorantes, que para una gastroenteritis no creo que sean lo más adecuado, si no que la gran mayoría llevan azúcar!!! Vale que es jamón york, también llamado jamón dulce, pero hubiese jurado que es en contraposición con el jamón serrano, que tiende a ser salado. Pues no, venga a meterle azúcar, y yo sin poder comer azúcar. Buscando y rebuscando, al final encuentro uno que con letras grandes anuncia:”SIN fostatos, colorante, lactosa, gluten” Los ingredientes: jamón sal, dextrosa, antioxidante (ascorbato sódico), estabilizante (carragenato), especias, aromas y conservador (nitrito sódico)
Pues esto es lo más natural que he encontrado en el supermercado en cuestión de jamón york. Así que admitimos pulpo como animal de compañía y pasamos al pan tostado. Como voy a tener que ir a trabajar, he pensado que lo más práctico es comprar un paquete de pan tostado. Pero, oh sorpresa, el azúcar vuelve a campar a sus anchas por el pan tostado. Pero, me pregunto yo, para qué le meterán azúcar al pan? que se lo pongan al pan de leche, normal, es algo que debe ser dulce, pero al pan normal y corriente? cual es el sentido de usar azúcar en su elaboración. Azúcar , grasas,… que el pan es harina, agua y sal!! Al final todo esto ya ha superado mis límites, que están bastante bajos, y he pasado completamente de comprar pan, ya me tostaré pan de la panadería, y en el trabajo ya acudiré al bar más cercano.
Qué difícil deber ser esto de la compra para un diabético!! si yo sólo necesito evitar el azúcar unos días, no me puedo imaginar que debe ser estar mirando esto continuamente. No, si todavía va a resultar más fácil evitar el gluten, porque está de moda.

Cosas que no entiendo: El tamaño de las pastillas

Alguien puede explicarme mínimamente la necesidad de hacer pastillas del tamaño de buques de guerra? Para qué sirve hacer cápsulas enormes si el polvito del interior se mueve con libertad?

Es más, es estrictamente necesario el tamaño XXL? Ya os digo yo que no. No puede ser necesario.

Y es que, desde hace unas semanas, me encuentro con el problema de enfrentarme a una cápsulas enormes, rojas, que no se pueden partir, porque son cápsulas, y tienes que digerir plástico (o lo que sea esa cosa roja) y medicamento. Para cada toma se va vaso y medio de agua, como mínimo, porque eso es demasiado grande para mi gusto. Las pastillas azules a las que substituyen (me está entrando complejo de Neo…  pastilla roja o pastilla azul? ) por lo menos se podían partir por la mitad.

Pero a lo que iba. Qué sentido tiene hacerlas tan grandes? Mi madre toma unas superpotentes y son diminutas. No dicen que lo bueno está en frascos pequeños? Pues algunas farmacéuticas no lo tienen en cuenta. Tienen, por casualidad,excedentes de talco y demás cosas que añaden al medicamento para que transforme en pastilla y quieren desprenderse de ello? Porque como empieces a mirar los componentes de cada pastillita, o pastillota, no sabes si es peor el remedio o la enfermedad.

Y he comentado ya lo del ‘plástico’ de las cápsulas? Y he dicho ya que no me convence? Pues no me convence. Ya sé que es una gelatina con glicerina (podéis verlo en la wikipedia), pero parece plástico. Y odio tener que tomarme eso. Creo recordar que a veces he vaciado el recipiente contenedor para tomar sólo el contenido, aunque admito que el gusto es mil veces peor y digo yo que la cápsula se debe poner para que el contenido se disuelva en el estómago y no en la boca. Pero a lo que iba, para qué hacer las cápsulas tan grandes? que si no se deben vaciar, ni se pueden partir, seguro que hay gente que ni se plantea deglutir eso.

Algunos me dirán (como mi madre): “pero si yo me tomo 5 pastillas de golpe con un sorbo de agua!” Bueno, pues tómate 5 de éstas de golpe. No todo el mundo tiene esa capacidad, felicidades a los agraciados. Admito que lo mío pueden resultar manías, pero sí hay personas con problemas para tragar, y ni las farmacéuticas, ni los médicos, piensan en ellas.

Así que desde aquí reivindico dos cosas: una explicación sobre el tamaño exagerado de las pastillas y la disminución de éste.

He dicho

 

Cosa que no entiendo: pechuga de pavo sin pavo

O con un 60% de pavo.

Ayer fui a comprar al mercadona y por una de esas cosas que no se pueden explicar, me dio por mirar los ingredientes de un rulo de pechuga de pavo. A veces compro para poner en la quiche o para añadir a alguna crema.

Cual fue mi sorpresa cuando descubrí que la pechuga de pavo lo que menos tenía era eso mismo, pechuga de pavo. Era alrededor de un 60%. El resto agua, acidulantes, dextrosa y no sé qué más. Admito que ese tipo de alimentos tengan que tener conservantes, ya que están hechos para durar, pero si compras algo que te pone que es pechuga de pavo esperas que casi todo sea pechuga. Y no soy precisamente una consumidora superexigente, pero hay cosas que no entiendo.

La verdad es que se me pasaron las ganas de comprar, y de hecho no compré, y no creo que compre en una buena temporada.

Supongo que sus razones tendrán para hacer esa comida así, y me gustaría saberlas.

O no. De repente tengo la sensación de que como me ponga a mirar los ingredientes de todo, me va a dar algo….