“Sin miedo a caerme”. Xavi Torres

Lo de leer biografías me pega por épocas. Quizás por estados de ánimo. Recuerdo que durante el instituto leí unas cuantas que cayeron en mis manos porque vinieron de regalo con algo que compró mi madre. En mi memoria están sobre todo la de Marie Curie y la de John Lennon.

Luego estuve mucho tiempo sin leer la vida de nadie, hasta hace poco que me recomendaron la de Andre Agassi, y me enganché. Y empecé a leer la de Bruce Stringsteen… ahí la tengo pendiente.

Ahora se supone que el rato que tengo para leer lo dedico a los apuntes, y no a los libros. Pero cuando se te presenta la oportunidad de leer la biografía de alguien a quien admiras y que encima conoces, no puedes perder la oportunidad.

Esa persona es Xavi Torres, nadador paralímpico, locutor deportivo, entrenador de natación, … y excompañero de clase.

Aunque esto último es lo de menos.

Lo de más es todo lo que ha conseguido. Podría decir que es un ejemplo de superación, pero no creo que se trate de superación, sino de estilo de vida. Decides vivir la vida de una manera o de otra. Y la de Xavi está plagada de retos. Algunos han salido, otros no. Algunos son simplemente seguir viviendo y disfrutarlo, otros pueden considerarse una locura (quién no recuerda las 24 horas que se tiró nadando en Son Hugo? )

Leer su historia ha hecho que recuerde la mía. Ya sé que no tiene nada que ver, pero la mente es así de caprichosa. Sí, coincidimos en el instituto. Sí, los dos estábamos exentos de gimnasia, aunque los dos nadábamos por aquella época (él ya competía, yo ya había tenido que dejar la competición). Sí, los dos tuvimos nuestras respectivas visitas a la ortopedia (prótesis en su caso, corsé en el mío). Hasta ahí las coincidencias. Pero me ha hecho pensar, y recordar, y plantearme cosas.

Por eso es un libro totalmente recomendable. Tengas una discapacidad o no, tengas una vida deportiva a tus espaldas, o frente a ti, o no la tengas en absoluto. Quizás es buena idea que lo lean los padres de niños y niñas con alguna discapacidad, para que vean que no siempre las limitaciones físicas significan limitaciones en la vida.

Claro que no todo el mundo va a ser campeón del mundo de natación y ganar montones de medallas, que tiene que haber de todo en la vida, pero por qué no ponerse cada uno sus propios sus retos e intentar cumplirlos sin miedo a caerse?

Podéis comprar el libro en

http://www.rapitbook.com/rapitbook/eshop/18-1-Biografias/0/5/185-Sin-miedo-a-caerme

Anuncios

“Ser mujer negra en España”

“Ser mujer negra en España” es el libro que ha escrito la activista Desirée Bela-Lobedde (https://www.desireebela.com/) en el que explica cómo vive y qué sufre una mujer negra española.

Mi interés en el libro vino a raíz de varias entrevistas que oí en la radio y que llamaron mi atención. Mi mente relación las actitudes de “micro-racismo” que explicaba la autora en las entrevistas con las que conozco de micro-machismo. Cosas que están incrustadas en nuestra vida de cada día y de las que no somos conscientes hasta que alguien nos lo hace ver.

Pues yo decidí que quería verlas, para ser consciente y para evitarlas.

Así que ni corta ni perezosa (y eso que últimamente me cuesta la vida ponerme a leer algo) me hice con el libro. Y debo decir que ha estado a la altura de mis expectativas. Además de hacerme reflexionar, cosa que supongo que está entre los objetivos de la autora.

Nunca me había planteado que los conguitos o el anuncio de cola-cao pudieran ser usados para insultar a alguien. O lo que puede molestar que presupongas que una persona es extranjera simplemente porque es de otra raza. De hecho, uno de los ejemplos que pone me  recordó una conversación que oí en el bus hace un tiempo, entre dos mujeres con niños en un cochecito: una con velo y la otra sin velo. La segunda le soltó a la primera un “hablas muy bien español, llevas mucho tiempo aquí?” , a lo que la primera contestó “toda la vida, nací aquí”

Todos somos personas, seamos de donde seamos y sea cual sea el color de nuestra piel. No tiene ningún sentido discriminar o insultar a alguien por el hecho de que no sea igual que tu, simplemente porque nadie es realmente igual a nadie

Microrrelatos

La carta

“Usted es el primero que la abre.”  Dijo el hombrecillo  “Nadie había conseguido abrirla. Ahora la caja y su contenido le pertenecen. Pero piense que ser su dueño conlleva un gran peligro”

Carlos no podía creérselo. Él se había parado en el puesto de la feria por curiosidad. Abrió la caja porque le parecía divertido. Incluso la carta que había dentro le pareció parte del juego. Pero ahora, 20 años después, estaba asustado. La carta se seguía cumpliendo. Se acercaba la última línea.

Solo había una manera de quitarse de encima la maldición: “Señores, ¿quién quiere abrir esta caja que no ha abierto nadie? ¿Quién se atreve?”

 
La despedida

Inmediatamente pedí que cerraran la tapa del ataúd. No podía soportar verle la cara.

Tantos años juntos, soportándonos, queriéndonos, odiándonos. Y ahora estaba ahí, inerte, y con tantas cosas pendientes entre los dos. Cosas que ya no se resolverían.

No, no podía verle la cara sabiendo que no volvería a verla nunca más, que no volvería a hablar con él.

Nunca me han gustado las despedidas, y ésta era definitiva.

Queda prohibido

¿ Qué es lo verdaderamente importante?,

busco en mi interior la respuesta,

y me es tan difícil de encontrar.

Falsas ideas invaden mi mente,

acostumbrada a enmascarar lo que no entiende,

aturdida en un mundo de falsas ilusiones,

donde la vanidad, el miedo, la riqueza,

la violencia, el odio, la indiferencia,

se convierten en adorados héroes.

Me preguntas cómo se puede ser feliz,

cómo entre tanta mentira puede uno convivir,

cada cual es quien se tiene que responder,

aunque para mí, aquí, ahora y para siempre:

queda prohibido llorar sin aprender,

levantarme un día sin saber qué hacer,

tener miedo a mis recuerdos,

sentirme solo alguna vez.

Queda prohibido no sonreír a los problemas,

no luchar por lo que quiero,

abandonarlo todo por tener miedo,

no convertir en realidad mis sueños.

Queda prohibido no demostrarte mi amor,

hacer que pagues mis dudas y mi mal humor,

inventarme cosas que nunca ocurrieron,

recordarte sólo cuando no te tengo.

Queda prohibido dejar a mis amigos,

no intentar comprender lo que vivimos,

llamarles sólo cuando les necesito,

no ver que también nosotros somos distintos.

Queda prohibido no ser yo ante la gente,

fingir ante las personas que no me importan,

hacerme el gracioso con tal de que me recuerden,

olvidar a toda la gente que me quiere.

Queda prohibido no hacer las cosas por mí mismo,

no creer en mi dios y hacer mi destino,

tener miedo a la vida y a sus castigos,

no vivir cada día como si fuera un último suspiro.

Queda prohibido echarte de menos sin alegrarme,

olvidar los momentos que me hicieron quererte,

todo porque nuestros caminos han dejado de abrazarse,

olvidar nuestro pasado y pagarlo con nuestro presente.

Queda prohibido no intentar comprender a las personas,

pensar que sus vidas valen más que la mía,

no saber que cada uno tiene su camino y su dicha,

pensar que con su falta el mundo se termina.

Queda prohibido no crear mi historia,

dejar de dar las gracias a mi familia por mi vida,

no tener un momento para la gente que me necesita,

no comprender que lo que la vida nos da, también nos lo quita.

Alfredo Cuervo Barrero ®

(http://centroycontorno.blogia.com/2007/040314-queda-prohibido.php)

Darse la vuelta

“Hay dos maneras de regresar al punto que acabas de dejar a tus espaldas. Una consiste en darse la vuelta. La otra en dar la vuelta al mundo.

La gente corriente adopta la primera de las maneras. Se limita a darse la vuelta y llamar a la puerta que cerró a sus espaldas. Pronuncia unas palabras mágicas, cuya gama de posibles no es lo suficientemente abundante como para eludir la cursilería, y así regresa al punto del que procedía. Muy pocos son los que optan por la segunda de las maneras. Sapo fue de ésos…”

Nadie conoce a nadie. Juan Bonilla