Reflexiones en una mala época

Sé que tengo el blog algo más que abandonado, y es que no he pasado el mejor momento de mi vida.

Mi padre enfermó y murió hace unos meses (alguna reflexión publiqué por aquí) , y durante ese tiempo mi mundo se redujo a trabajar y cuidar de él y de mi madre. Curiosamente, mi cuerpo castigado desde hace unos años respetó ese periodo, pero mi mente no. Acabó cansada, golpeada y con el automático puesto.

Un automático que me ha jugado malas pasadas, pero lo lógico durante un periodo de duelo. Un periodo donde tu vida parece una montaña rusa. Tan pronto estás bien como caes al suelo llorando como si no hubiera un mañana. Igual estás ocupada en el trabajo o en casa, y de repente te viene una imagen del hospital y te derrumbas.

Con el paso de los meses, 3 ya, los malos momentos se han ido espaciando, y aunque no voy a recuperar mi forma de vida anterior, voy volviendo a hacer cosas. Quizás me autoengaño dedicando mi tiempo a estar con mi madre y estudiando, poniendo eso como objetivo y no pensando más allá de una semana vista. Sí, estudio para unas oposiciones que se supone que son para mi futuro, pero no me agobio ni me mato estudiando. A lo mejor el mundo no es mundo cuando toque hacerlas. A saber qué circunstancias habrá en esa fecha.

Si siempre he pensado que para qué planificar con mucho adelanto, ahora me ratifico. Vivo al día, a mi manera. No voy a hacer cosas que se supone que debes hacer antes de morir porque siempre lo he encontrado una tontería. No voy a hacer locuras porque no soy así y no me apetece. De todas maneras cuando mueres, mueres y ya está. No te llevas nada contigo. Y eso puede pasar en cualquier momento , aunque normalmente no pensemos en ello.

Y entre las cosas que no me apetecía hacer estaba escribir. Porque si esta entrada está quedando azul oscuro casi negro, no tenía ganas de escribir lo poco que se me pasaba por la cabeza. Eso junto con otras circunstancias técnicas y vitales ha hecho que tuviera el blog más que abandonado.

Pero hoy sí he querido escribir. No sé por qué. Las circunstancias no son mi mejores ni peores que ayer. Tampoco tengo grandes cosas que contar. Y de hecho, el nivel literario y gramatical de esta entrada deja mucho que desear. Pero he decidido hacerlo, volver a vomitar palabras sobre el teclado a medida que salen de mi cabeza, sin retocarlo, sin revisarlo, dando lo que mi mente quiere que de.

No prometo escribir tanto como antes, quizás sí, quizás no. Cuando tenga algo que contar y me sienta con ganas de hacerlo, aquí estaré

Anuncios

Acoso y machismo en el mundial

No soy nada futbolera, de hecho evito ver incluso las noticias sobre fútbol. Pero cuando hay un mundial, hasta en las noticias generales hay sitio para el tema.

Y por esa razón he visto las vergonzosas y deprimentes acciones de cuatro degenerados que se creen que las mujeres están ahí para su disfrute. Entre los que ven a una reportera y deciden manosearla o besarla porque sí, y los cortos de mente que se aprovechan del desconocimiento del idioma para reírse del sexo contrario, os juro que me hierve la sangre.

Hasta dónde llega la incapacidad mental de semejantes energúmenos? Hasta dónde hay gente capaz de reírles las gracias? Porque no solo lo hacen, si no que lo graban y lo difunden, o lo hacen en una conexión en directo, sintiéndose lo más por ser capaces de tamaña estupidez. Porque la misma nula disculpa tienen estos ignorantes, que los que hacen bullying y encima lo graban, por si no les bastara acosar a la gente, que ya es suficientemente deleznable.

Porque en que cabeza pensante cabe el hecho de que esta actitud sea digna de elogio? Supongo que en la suya y en la de cuatro degenerados más que se creen dioses por tener una actitud machista y estúpida, que lo que en realidad provoca es vergüenza ajena.

Vergüenza y preocupación.

Y es que empiezan riéndose de las mujeres, siguen acosándolas, y acaban violando y grabándolo para presumir ante sus amigotes, como algunos que no merecen ni ser mencionados.

Dónde está el fallo? Dónde está la brecha que permite que la mente de una persona degenere hasta ese punto? Educación? Sociedad? Falta de empatía? Impunidad frente a atrocidades como éstas? Mientras se siga cosificando a las personas en general, y a las mujeres en particular, habrá gente que piense que el mundo es suyo, y que puede hacer con el resto lo que le venga en gana, con total impunidad y con el beneplácito de personajes como ellos. Mientras se siga culpabilizando a la víctima, el hacerse el machito seguirá a la orden del día.

Pero en realidad es eso lo que quiere la sociedad?  Y no simplemente lo que quiere, sino lo que necesita?  Yo creo que no, creo que hay que intentar hacer algo para que estas actitudes despreciables sean repudiadas y castigadas de alguna manera, y para que las nuevas generaciones no aprendan de estos impresentables.

Reflexiones desde el hospital

 

Son la 1 y cuarto de la madrugada y estoy en una habitación de un hospital cuidando a mi padre, que tanto puede recuperarse como no. Y eso te hace pensar mucho.

Por una parte, ratifico mi idea de que yo quiero morir rápido, sin darme cuenta, si es posible. Sufrir por sufrir es tontería. Quizás es algo a plantearse a nivel personal y general. Por qué no lo permiten?

Por otra parte, parece mentira que la cabeza y el corazón se nieguen a admitir lo que en el fondo es ley de vida. Que tus padres, por mucho que los quieras, acabarán sus vidas en cualquier momento. Los has tenido siempre ahí y parecen eternos e invencibles, pero no lo son. Son personas, como las demás.

Y para acabar, me planteo la injusticia de la falta de conciliación en el trabajo. Cómo te pueden dar 3 días por enfermedad grave de un familiar? Si es grave, en 3 días no está la cosa arreglada. Conozco a más de dos que, o dejan el trabajo, o contratan a alguien para  cuidar de la persona enferma.

Lo dicho,  que una noche en blanco da para pensar mucho.

 

11 de abril: Día mundial del parkinson

Hoy es el día mundial del parkinson, y toca concienciar al mundo de lo que es esta enfermedad. Una enfermedad neurodegenerativa que afecta a unas 3 de cada 1000 personas.

Hace tiempo que la conozco. Primero por una tía de mi padre, ahora por mi padre. Y ahora es cuando me he dedicado a buscar información.

Cuando le diagnosticaron parkinson a mi padre nadie nos dijo lo que podía pasar. Por lo general, la gente asocia parkinson con temblor. Y sí, pero no. Porque el temblor es solo uno de sus múltiples síntomas: falta de olfato, rigidez, problemas para comer, para hablar, deterioro cognitivo, alucinaciones,…

Como en todo, no tienes porque sufrir todas y cada una de las afecciones relacionadas. Y como todo, a lo mejor la enfermedad te deja llevar una vida normal durante mucho tiempo. Un buen ejemplo es Michael J. Fox, una de las caras visibles del parkinson, diagnosticado a los 30 y pocos años.

Porque algo que tampoco se conoce por la gente en general es que no tienes porque ser viejo para tener parkinson. O que en un 10% de los casos es algo hereditario, pero en el resto no tienen ni idea de porqué se tiene…

En conclusión, que a la gente le suena el nombre, pero falta información. Por eso existen estos días. Y por eso he escrito esta entrada

Cosas que me hacen sonreír

Concierto para orquesta y máquina de escribir

Tuve el placer de verlo en directo el sábado con la Film Symphony Orchestra y lloraba de la risa con la actuación del “solista”

Esta melodía se hizo famosa por salir en la película “Lío en los grandes almacenes”, con el genial Jerry Lewis