Entrevistas de trabajo y maternidad

Por suerte hace tiempo que no necesito hacer una entrevista de trabajo, pero he hecho bastantes a lo largo de mi vida laboral, y he visto y oído cosas que me han sentado como una patada en el estómago.

Algunas de las que me molestaron más, y que me hicieron decidir que si me llamaban les diría que no aceptaba la oferta, fueron:

Empresa 1: Tienes pensado tener hijos?

Empresa 2: Tienes pareja?

Empresa 3: Tu pareja pondría inconvenientes en que viajaras por motivos laborales?

En la época de estas entrevistas tenía alrededor de los 30 años. Todas las empresas eran de informática. Y yo era, y sigo siendo, mujer.

Todo esto me ha venido a la cabeza por la noticia aparecida estos días informando de la multa puesta a Iberia por hacer una prueba de embarazo junto con la entrevista de trabajo ( Iberia, condenada a pagar 25.000 euros por exigir test embarazo para contratar a mujeres )

Parece que para algunos, ser madre y trabajar es incompatible… Si una mujer quiere ser madre y dejar de trabajar, es su elección. Si un hombre quiere ser padre y dejar de trabajar, es su elección. A cuántos hombres les han preguntado en una entrevista de trabajo si van a ser padres, o si quieren serlo, o si tienen pareja y su pareja le va a poner trabas en su carrera profesional? poquitos, seguro.

Pero es que no deberían hacerlo. Ni a hombres ni a mujeres. Es ilegal ( http://www.eldiario.es/economia/Despedidas-embarazadas-discriminacion_0_663533861.html )

Pero bueno, vamos a hacer de abogado del diablo. La empresa parece que vela por sus intereses, porque si una mujer está embarazada, va a estar 16 semanas de baja por maternidad, más las que sean necesarias si el médico le da la baja antes por enfermedad, y luego si los niños están enfermos va a faltar para cuidarlos, y va a tenerlos que llevar al cole, y va a querer estar con ellos, …. Por lo tanto, parece que no es rentable. Conclusión: sólo contratar a una mujer si no puede tener niños y no tiene familia. Ya veo que lo próximo será hacer una prueba de fertilidad, porque lo de congelar los óvulos mientras estén trabajando para ellos ya se les ha ocurrido a algunos (http://www.lavanguardia.com/vida/20141015/54417134275/apple-y-facebook-financian-la-congelacion-de-ovulos-de-sus-empleadas.html)

Pues no!

Admito que no sé si la seguridad social cubre de alguna manera a la empresa en una baja por maternidad. Pero será igual que en una baja por paternidad, no? y hasta donde yo sé, las bajas maternales se pueden repartir entre los dos progenitores. Otra cosa es que se haga. Habría que plantearse el porqué. Y las reducciones de jornada para estar con los niños también las pueden pedir los dos. Y la conciliación laboral también es cosa de los dos.

Y ya sé que un embarazo no es una enfermedad, pero si en cuestión de faltar al trabajo se considera igual, según está máxima, no se debería contratar a nadie con tendencia a pillar la gripe. O que vaya en moto, porque puede tener un accidente y estar de baja. O que haga excursiones por si se rompe una pierna. O que piense mucho, porque tendrá dolor de cabeza…

Para cerrar, porque si sigo me enciendo, sólo una pregunta lanzada al aire: hasta cuando tener hijos se considerará incompatible con trabajar?

Puesta de sol en la playa

vivencias, manías y mil cosas que contar

Sábado, 8 de la tarde. Estoy en la playa, sola. El día ha sido muy caluroso, los últimos días demasiado agitados y necesito un momento de relajación.
La playa está prácticamente desierta. El sol empieza a caer y el agua está tranquila. Primero decido disfrutar de la playa, paseando, sintiendo el agua fría acariciandome los pies. Pero el mar me llama y me dejo convencer.
Ya no hay nadie en el agua, y sólo somos el mar y yo.
Me hundo, y me dejo llevar por el silencio del fondo. Cuando vuelvo a la superficie, el agua me mece, acaba de pasar un barco y unas pequeñas olas han aparecido de repente. El sol calienta lo suficiente para estar flotando, disfrutando con los ojos cerrados de la tranquilidad, del silencio y de la soledad. Un tranquilidad tan solo perturbada por algunas olas, un silencio que sólo rompe mi respiración y…

Ver la entrada original 80 palabras más

Junto al mar

A veces las ideas se repiten…

vivencias, manías y mil cosas que contar

A veces los pensamientos, las ideas, se acumulan en la cabeza. En esos momentos, lo único que quieres es que tu mente quede en blanco, que todo eso que no te permite estar en paz, desaparezca, y poder disfrutar del momento.  Aunque el momento sea insignificante.

Entonces te das cuenta de que es una suerte vivir cerca del mar. No hay nada más relajante que pasear junto al agua en constante movimiento. Oyendo el rumor de las olas. Viendo los rayos de sol reflejados en la superficie. Dejandose llevar por la tranquilidad de un mar en calma, un mar que tiene mucho poder, pero que sólo lo muestra en contadas ocasiones.

Pasear junto al mar, con la brisa acariciandote la cara, puede hacer que por un momento te evadas de tus problemas. Sólo hay que dejar que tu mente sea invadida por la paz que emana de su inmensidad, por el movimiento…

Ver la entrada original 79 palabras más

El trabajo, derecho y deber

Artículo 35 de la Constitución Española
1. Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre
elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una
remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que
en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.
2. La ley regulará un estatuto de los trabajadores.
Más de uno se tendría que leer el primer punto

No quiero dar pena

Cuando tengo una mala racha físicamente, y alguien me pregunta cómo estoy, tengo tres opciones: o decir que bien, y ahí se acabó la conversación, o hacer cachondeo con mis lesiones, o contar la verdad. La tercera opción queda reservada a momentos y personas clave.

Y esta semana he acudido a esa última opción alguna vez. El resultado, en una de las ocasiones, ha sido el último que quiero: que sientan lástima por mí.

Sí, tengo una enfermedad crónica. Sí, tengo malas rachas en las que se me acumulan lesiones. Sí, tengo días en los que los ánimos me abandonan. Pero cuando se lo cuento a alguien, lo que no busco es dar pena. No quiero que sientan lástima. Entiendo que puede ser una primera reacción. Probablemente yo también la tendría. Entiendo también que lo hacen desde el cariño. Pero mi intención no es que piensen: “pobrecita”. Mi intención es mostrar mi confianza en la persona que me escucha, quizás desahogarme con alguien, quizás buscar un poco de apoyo, un poco de cariño, quizás simplemente hablar… Sé que es difícil acertar en una situación así.

Simplemente no quiero dar pena a nadie. No quiero que nadie sienta lástima por mí.

Simplemente me basta con que los que están, sigan ahí.

PD: a los que estáis siempre ahí, todo el amor y cariño que no sé cómo dar